450 años del milagro eucarístico de Alcoi Una nueva comunidad religiosa custodiará su memoria

CARLOS ALBIACH | 26-01-2018

En el lugar del hallazgo se levantó el monasterio Santo Sepulcro.

El 29 de enero de 1568 en la villa de Alcoi un vecino robó de la parroquia Santa María el copón del Sagrario con el Santísimo Sacramento. El ladrón, tras tomarse sacrílegamente las formas que contenía, lo enterró. El párroco al enterarse del robo dio la voz de alarma y todos los vecinos salieron a buscarlo. Tras tres días de búsqueda infructuosa, la dueña de la casa contigua al lugar donde estaba escondido el copón encontró que la imagen del Niño Jesús que tenía en casa había cambiado de postura y con un dedo inclinado hacia bajo señalaba el lugar donde además del copón descubrieron que de forma milagrosa había cinco formas consagradas.

Este hecho que ocurrió ahora hace 450 años marcó profundamente a esta localidad alicantina y perteneciente a la archidiócesis de Valencia, que aún sigue conmemorándolo y teniendo gran devoción al Niño Jesús del Milagro, como se conoce a esta imagen. Este domingo 28 de enero Alcoi volverá a conmemorar este milagro, celebración que abrirá además un año conmemorativo por los 450 años.

El milagro fue tan impactante en los vecinos que se hizo voto solemne de que en el lugar donde fue hallado el copón y las formas se levantaría un iglesia en reparación del sacrilegio cometido. Años después el entonces arzobispo de Valencia, san Juan de Ribera, quiso que junto a la iglesia se levantase un convento de clausura, cuyas monjas dedicasen su vida a la adoración eucarística reparadora. Así en 1597 fundó las Agustinas Descalzas, que se instalaron en el monasterio Santo Sepulcro, levantado en el mismo lugar del hallazgo y cuyo nombre recuerda los tres días que las formas estuvieron enterradas.

Gran tradición y arraigo
La celebración del Niño Jesús del Milagro, como explica el presidente de la asociación que lleva este nombre, Jorge Ponsoda, “tiene una gran tradición y arraigo en Alcoi y es una de las principales fiestas de la localidad”.
Los actos comienzan el viernes 26 con una misa a las 17 h. en la que se pronuncia el Sermón del Robo, que es realizado siempre por un sacerdote alcoyano. El acto principal será este domingo 28, que tendrá lugar a las 11 h. el traslado procesional del Santísimo de la parroquia Santa María hasta la iglesia del Santo Sepulcro, donde se celebrará la misa solemne en la que el alcalde leerá el voto solemne que la villa de Alcoy realizó en 1569. Tras la misa tendrá lugar la procesión del Santísimo.

Como novedad de este año la imagen del Niño Jesús ha pasado por un proceso de restauración en la que se le ha hecho una limpieza integral. Para la celebración de este año también se ha editado diferente material con un logo conmemorativo del aniversario. Asimismo, el cupón de la ONCE del próximo 31 de enero estará dedicado a esta efemérides
La historia del Niño Jesús siempre ha estado muy vinculada a los niños de la localidad. De hecho, la semana previa a la fiesta la imagen visita diferentes colegios para que los niños que van a hacer la primera comunión ese año conozcan su historia. También el grupo Tesalín representa un auto sacramental que refleja la historia.

Nueva comunidad religiosa
El domingo 28 de enero será también un día especial para el convento Santo Sepulcro, ya que será la celebración de acogida a la nueva comunidad religiosa que va a estar presente en el convento: las Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, fundada en Argentina en 1988. Estas religiosas cogen el testigo de las Carmelitas Mensajeras del Espíritu Santo, que han estado en el convento desde 2013, año en el que la comunidad de las agustinas descalzas, primeras moradoras de este convento, se desplazaron a Benigànim.

La nueva comunidad estará formada en un principio por cinco hermanas. Para la congregación, que también está presente en el antiguo monasterio de las agustinas en L’Olleria, “es una gracia inmensa venir a este convento fundando para custodiar el milagro eucarístico”, según destaca la madre María del Monte Carmelo, superiora de la comunidad. Y es que el carisma de esta rama contemplativa de la familia religiosa del Instituto del Verbo Encarnado, está muy unido a la eucaristía. “Nuestra regla monástica dice que debemos imitar a Cristo escondido y silencioso en el Sagrario y desde ahí debe brotar el amor a Dios y los hermanos, que se materializa en actos de caridad, que en nuestro caso como contemplativas es rezar por todos”, detalla la religiosa.

Una de las iniciativas que han puesto en funcionamiento en el monasterio las nuevas religiosas es la capilla de Adoración Permanente, con la que buscan que haya una adoración al Santísimo durante 12 horas diarias. De hecho, han comenzado ya haciéndolo de forma ininterrumpida desde el jueves por la mañana hasta el viernes por la noche. En este breve tiempo de funcionamiento son diversos laicos los que se han comprometido a acudir a una determinada hora. “Dejamos en manos del Señor que se pueda extender a toda la semana. Aún así, estamos sorprendidas de cómo van surgiendo nuevas personas que quieren unirse a esta iniciativa”, cuenta la religiosa.

El carisma de la rama contemplativa de esta congregación es la oración, el silencio y la penitencia desde la convicción, como recuerda la hermana, “que Dios es lo más importante y lo único que es necesario”. De ahí, que su oración sea por toda la humanidad y la Iglesia. Sin embargo, cada monasterio tiene una intención de oración particular. En el caso del de Alcoi es rezar por la educación católica para que en las escuelas se transmita fielmente la fe y culturas cristianas.
Para esta comunidad “la vida de clausura no es un aislamiento de los demás personas ni de la Iglesia, sino que al contrario, nos pone en el corazón de la Iglesia y del mundo”, cuenta. De ahí, agrega, “el convento queremos que sea un centro de espiritualidad donde todos puedan acudir a adorar y acompañar al Señor”. Además, las celebraciones de la eucaristía y los rezos de la liturgia de las horas están abiertos a todos.

En la celebración del día 28 estarán presentes junto a la nueva comunidad hermanas de las agustinas descalzas y de las carmelitas mensajeras. También acudirán todas las hermanas de las Servidoras de la provincia, entre ellas las superioras provincial y general.