50 años uniendo a los jóvenes de La Baronía El colegio La Baronía San Antonio Abad de Gilet es el único centro de Secundaria de la subcomarca

CARLOS ALBIACH 27-05-2016

El colegio cuenta con un ocho unidades de Educación Secundaria Obligatoria. A.SAIZ

El colegio cuenta con un ocho unidades de Educación Secundaria Obligatoria. A.SAIZ

Cada mañana a los pies de la torre de Gilet, en plena plaza del pueblo, llegan tres autobuses repletos de jóvenes. Esta es la imagen que se ha ido repitiendo desde hace 50 años a las puertas del colegio diocesano La Baronía San Antonio Abad, el único centro que imparte Educación Secundaria en la subcomarca de La Baronía. De ahí que esta imagen vaya unida a su historia, ya que los alumnos provienen de 9 localidades diferentes de esta subcomarca del Camp de Morvedre.

La historia de este centro educativo, que actualmente tiene 250 alumnos, va unida a las parroquias de la zona. A mediados de los años 60 las parroquias percibieron que había un gran déficit educativo en la zona, ya que cada pueblo tenía su propia escuela estatal con alumnos reducidos y agrupados en una misma clase. De ahí que el párroco de Gilet, don Salvador Badía Orengo, junto con los párrocos de Algar de Palancia, Alfara de la Baronía, Algimia de Alfara, Torres-Torres, Estivella y Albalat dels Tarongers, Segart y Petrés, pensaran en crear un centro educativo que los agrupara a todos. Con la ayuda de muchos vecinos consiguieron levantar lo que hoy es el colegio La Baronía San Antonio Abad.

El colegio en la actualidad cuenta con cuatro unidades de Educación Infantil, que están destinadas a los vecinos de Gilet, puesto que en la locali- dad no hay un centro público con estos niveles.

Asimismo, y fiel a su tradición, cuenta con ocho unidades de Educación Secundaria Obligatoria y una de Educación Especial de estos cursos. Al colegio, como recuerda el director pedagógico, Emilio Sancho, acuden gran parte de los adolescentes de la zona, puesto que son los únicos en ofertar estos estudios en las localidades que comprenden la subcomarca.

Unión en la comarca

“Hemos hecho la labor de un colegio público y hemos unido a la comarca”. Con estas palabras el párroco de Gilet y titular del centro, Vicente Roig, que ya ha sido testigo de los últimos 34 años de historia de centro educativo, resume la idiosincrasia del centro. Y es que, como recuerda Emilio, “ha permitido que se estrechen lazos entre alumnos de pueblos vecinos, que estudian Primaria en los centros públicos que hay en cada localidad”.

Inquietudes sociales y pastorales hicieron que el centro, construido donde estaba la casa abadía de la parroquia, viera la luz. Principios que hoy siguen estando presentes. “Nosotros somos fieles al idea- rio de un centro católico pero tenemos que ser respetuosos, ya que para muchos padres hemos sido la única opción educativa”, señala el director. El centro, dentro de su particularidad, ha sido un colegio pionero. Como recuerda el di- rector fue “el primer centro de España como patronato-comarcal interparroquial y el primero en el que los chicos y chicas iban a clase juntos (coeducación)”. También fue de los primeros en implantar la enseñanza en valenciano e, incluso, les autorizaron a impartir la Educación Secundaria Obligatoria un año antes que en el resto de colegios e institutos.

Para celebrar los 50 años el colegio está llevando a cabo diversos actos. El último, un acto institucional con los fundadores del colegio y exalumnos. Todo bajo el lema ‘50 anys creixent al teu costat’.

Incertidumbre ante los cambios de Conselleria
Ante los cambios y el arreglo escolar que está realizando la Conselleria de Educación, en el colegio reina la incertidumbre. El centro ya ha presentado alegaciones ante la supresión de una de las aulas de Educación Infantil. Pero al centro, como explica el director pedagógico, Emilio Sancho, le preocupa su futuro. El colegio hasta ahora tenía una situación peculiar, ya que al ser el único de la subcomarca, los escolares que en ella viven estaban adscritos a éste a pesar de ser concertado. Desde este curso la Consellería ha adscrito a los alumnos de la zona a otros centros públicos de fuera de la subcomarca, lo que pone en peligro que los alumnos que elijan La Baronía en vez del público sigan disfrutando de las ayudas al transporte y a comedor, servicios indispensables para los alumnos.

Para el director, la Conselleria “tiene que garantizar a los padres que elijan nuestro centro que van a recibir estas ayudas”. El director des- taca que el servicio de estos 50 años supliendo el déficit de oferta educativa de la zona “se tenga en cuenta a la hora de tomar decisiones”