“A algunos les parece aburrido hacer el bien, pero la mayor fuente de alegría es obedecer a Jesús como hizo María” El cardenal Cañizares, en la misa de pontifical en la Catedral en la solemnidad de la Inmaculada
La Catedral se llenó de fieles que participaron en la eucaristía. Foto: Alberto Sáiz.

La Catedral se llenó de fieles que participaron en la eucaristía. Foto: Alberto Sáiz.

M.L. VIVES | 10-12-2014

La Catedral acogió el pasado 8 de diciembre la misa de Pontifical con motivo de la solemnidad de la Inmaculada Concepción que presidió el arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares.

En la celebración participaron representantes, profesores, estudiantes y personal de administración y servicio de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” que celebró su undécimo aniversario. Todos ellos con su rector al frente, José Alfredo Peris.

Durante la homilía el Cardenal aseguro que “la intacta belleza espiritual de la Virgen es para nosotros fuente viva de confianza y esperanza”

Además, resaltó que “no le damos importancia al mal y ésta es la gran desgracia del hombre ya que nos parece como lo más natural”. A este respecto, afirmó que “a algunos les parece que es aburrido hacer el bien, hacer lo que Dios no pide y quieren y buscan el mal o se enredan en el, engañados como Adan y Eva por el astuto maligno”.

Sin embargo, “en el día de la Inmaculada deberíamos aprender que acoger a Dios y obedecerle como hizo María es fuente de alegría de salvación, de luz y de libertad”. Asimismo, añadió que “Dios nos llama a la esperanza y a la confianza y no hay mayor desamparo y mayor pobreza para una persona y para un pueblo que la pérdida de la fe, que provoca que la humanidad se desplome en un vacío sin sentido”.

Además, ha manifestó que “la pérdida de fe conlleva que el hombre se quede sin la luz que ayuda a su razón a encontrar la verdad plena de su dignidad y de su futuro”.

La celebración, en la que igualmente el purpurado impartió la bendición Papal con indulgencia plenaria, fue concelebrada por el Cabildo catedralicio y los rectores de los Seminarios Mayor y Menor de Valencia junto con sacerdotes de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”.

Igualmente, con motivo de la Inmaculada, por la tarde, salió en procesión la imagen de plata del siglo XIV de la Virgen María con el Niño Jesús tras el rezo de vísperas.

Por su parte, la Asociación de Campaneros de la Catedral de Valencia realizó el tradicional volteo de campanas en la torre del Miguelete compuesto en el siglo XVIII para la solemnidad de la Inmaculada Concepción por el canónigo Teodosio Herrera. El volteo fue interpretado con las campanas mayores de la torre del Miguelete.