Cardenal Cañizares: “Dad al mundo un sabor distinto al egoísmo, la violencia y el rechazo” La comunidad universitaria de la UCV celebra la graduación académica de más de 1.500 estudiantes

REDACCIÓN | 21-06-2017
ucvprgraducv9

ucvgraduaciones-seleccion-65

El Cardenal Arzobispo de Valencia y Gran Canciller de la Universidad Católica de Valencia (UCV), Antonio Cañizares, aseguró a los estudiantes que lo aprendido en la universidad es para que “den sabor a todo, el verdadero sabor, el verdadero saber”. Si no dan al mundo “un sabor distinto al del egoísmo, al de la violencia, al del rechazo de unos y de otros”, entonces no habrán cambiado “nada”.
De ese modo, en el acto de graduación, el Gran Canciller deseó que la UCV les haya ayudado a descubrir el arte de vivir “conforme se ve en Jesucristo. De nada sirve el título, la profesión, adquirir incluso un buen nombre en ella, si no descubrimos el arte de vivir, que se encuentra en Cristo”.

“No tengáis miedo a ser la luz que sois ya, que ilumina a todos. La luz no se pone debajo de una mesa, sino en lo alto para que ilumine a todos. Estáis llamados a alumbrar a todos porque es posible que este mundo se llene de luz”, adujo el Cardenal.
En ese sentido, el gran canciller insistió a los recién graduados en que sean “sal del mundo y luz para los hombres. Sois sal porque habéis sido bautizados en Cristo, que es la sabiduría para saborear la esperanza, la alegría, la felicidad. Habéis aprendido en la universidad durante estos años a dar sabor a todo”, afirmó.

Buen trabajo profesional
Igualmente, Cañizares anunció a los alumnos que “Jesucristo es la luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo”. Así, “insertados en Cristo, nuestra misión es ser luz del mundo e iluminar a todos los hombres”.

Finalmente, recordó a los nuevos graduados que “lo importante es que vuestras buenas obras y vuestro trabajo profesional den gloria a Dios por encima de todo. El mundo actual lo ha olvidado, le falta Dios. Pero yo os digo esto porque os quiero, porque me importáis”, concluyó Cañizares, que fue ovacionado por los alumnos.

La graduación de los 1.500 estudiantes de la UCV reunió en la Facultad de Teología y en el Palau de les Arts a la comunidad universitaria, familiares y amigos.

Recibieron la beca, que simboliza la culminación de sus estudios, los alumnos de Magisterio de Educación Infantil y Primaria, Educación Social, Pedagogía, Fisioterapia, Podología, Derecho, Derecho Canónico, Filosofía y Trabajo Social.
Fueron investidos también con esta prenda los alumnos de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Enfermería, Logopedia, Psicología, Terapia Ocupacional, Medicina, Odontología, ADE, Gestión Económica Financiera, Multimedia y Artes Digitales, Biotecnología, Ciencias del Mar y Veterinaria.

Lea aquí las páginas de PARAULA sobre el acto de graduación