Cáritas Diocesana de Valencia abre un albergue temporal para las personas sin hogar Dispone de 23 plazas para quienes no pueden acceder a otros recursos

EVA ALCAYDE | 19-01-2018
En la esencia de Cáritas Diocesana de Valencia está la de proteger a los últimos de la sociedad, ayudar a los más desfavorecidos y estar al lado de los que más lo necesitan.

Por eso, Cáritas ha abierto esta semana, de forma temporal -mientras dure el frío del invierno-, una planta del antiguo Albergue de la Paz para acoger a personas sin hogar que no tienen acceso a la red de albergues existentes en la ciudad de Valencia.

Se trata de personas que se encuentran en alto grado de exclusión social y que, por diversos motivos, no cumplen los requisitos mínimos para acudir a otros albergues. Los últimos de los últimos.
Esta planta del albergue, que acaba de ser acondicionada, tiene capacidad para acoger a un total de 23 personas que podrán disponer de alojamiento y comida, así como cubrir otras necesidades de higiene y descanso.

Según han señalado desde Cáritas Diocesana de Valencia, personal técnico de la entidad y un grupo de personas voluntarias, realizarán tareas de acompañamiento en la calle para dar a conocer entre las personas sin hogar este nuevo recurso.

“Cáritas ya contó con un dispositivo de emergencia similar el año pasado para realizar la acogida a personas en situación de calle. De hecho, el centro se pone en marcha para atender a una población “flotante” que no cumple los requisitos para acceder a los recursos asistenciales existentes para pernoctar en Valencia y que, según algunas fuentes, supera el medio centenar de personas solamente en la capital”, explican desde Cáritas.

Más de 30 años de experiencia
Cáritas Diocesana de Valencia atesora una gran experiencia en el trabajo con las personas sin hogar, gracias a dos de sus programas: el Centro sociocupacional Mambré, que lleva ya 30 años en marcha y el Proyecto Simón, de acompañamiento en la calle, con una trayectoria de 20 años.

Mambré se creó en 1987 para desarrollar acciones de promoción y recuperación personal, que complementara los recursos existentes en esa época, que daban cobertura a necesidades básicas, (albergue, comida, etc.). De esta manera, y en coordinación con los recursos tanto municipales como de otras entidades sociales, se puso en funcionamiento un centro pre laboral en el barrio de Torrefiel de Valencia que sigue existiendo en la actualidad.

Además, Cáritas dispone de una vivienda específicamente destinada al trabajo con personas que han dejado su anterior situación de calle. En el último año acompañó a 126 personas en estos tres proyectos.