Arrodillados ante Dios, no ante el poder Carta semanal del cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares

05-06-2016

escudo-canizaresLas calles de  Valencia se llenaron este pasado domingo  acompañando todos al Cuerpo de Cristo, adorando a Cristo, manifestando nuestra fe en el solo y único Salvador de los hombres, Amor de los Amores. Con este gesto, con esta procesión religiosa, que no cultural , continuidad y prolongación de la Santa Eucaristía, dijimos lo que  tantas veces, ese mismo domingo, cantamos: “Dios está aquí”. Ante Dios nos arrodillamos, a Dios le adoramos; no adoramos ni  nos postramos ante los poderes de este mundo.

No olvidemos, queridos hermanos y  hermanas, que la Eucaristía es un modo de ser que pasa de Jesús al cristiano y, por su testimonio, tiende a irradiarse en la sociedad y en la cultura, en un “proyecto ” de vida y de sociedad  que aparece ya en el sentido mismo de la palabra ‘eucaristía’: acción de gracias. El modo de ser de Jesucristo es el del amor y la misericordia: amor a los pobres, a los excluidos, a los que se encuentran en las periferias existenciales y en los que son dominados y utilizados por los  poderes de este  mundo,  so pretexto de ayuda, pero dominados y esclavizados por el engaño y la mentira. En Jesús, en su sacrificio, en su ‘sí’ incondicional a la voluntad del Padre, está el ‘sí’, el ‘gracias’, el ‘amén’ , de toda la humanidad. La Iglesia está llamada a recordar a los hombres esta gran verdad. Es urgente hacerlo sobre todo en nuestra cultura secularizada, que respira el olvido de Dios y cultiva la vana autosuficiencia del hombre. Encarnar el proyecto eucarístico en la vida cotidiana, donde se trabaja y se vive -en la familia, en la escuela, en la fábrica y en las diversas condiciones de vida -, significa, además, testimoniar que la realidad humana no se justifica sin referencia al Creador: ‘Sin el Creador la criatura se diluye’. Esto es lo que destruye la ideología más insidiosa y destructora de humanidad de toda la historia universal que es la ideología de género, que tratan de imponernos poderes más o menos solapadamente en todo el mundo con legislaciones inicuas que no hay que obedecer. También  en nuestra Comunidad en una próxima legislación inspirada en ese ideología que, pido a quien corresponda, evitar para no ir contra el hombre, contra la humanidad. Valencia no se merece eso, ni puede ser punta de lanza en la aplicación de tal ideología insidiosa y destructora de humanidad.

La referencia del hombre al Creador y a su dependencia de Dios nos obliga a sentir el gozo inmenso de ser una criatura amada por Dios, defendida por Dios, de Dios mismo, creada y salvada por Él y, por eso, capaz de amar y de vivir amando y entregando la vida por los otros, como nuestro Señor, presente en la Eucaristía. Esto nos lleva a un continuo ‘dar gracias’ justamente a una actitud eucarística- por todo lo que tenemos y somos, no perjudica la legítima autonomía de las realidades terrenas, sino que las sitúa en su auténtico fundamento, marcando al mismo tiempo sus propios límites.
Que nadie tema ni vea en la Iglesia y la fe cristiana, que hacen y se alimentan, que crecen y viven por la Eucaristía, ninguna amenaza a la justa autonomía de lo terreno y a la justa y sana laicidad. Pero, precisamente por servicio al mundo, a los hombres y a su propio  desarrollo, nunca podremos ni deberemos dejar de ser consecuentes con la presencia de Cristo en el mundo que entraña la Eucaristía; por ello no  podemos someternos a  una  mentalidad  inspirada  en  el  laicismo,  tampoco en  la  ideología  de  género; ambas   ideologías   llevan gradualmente, de  forma más  o menos  consciente, pero  certera, a la restricción de la libertad religiosa hasta promover  un desprecio o ignorancia de lo religioso,  relegando  la  fe  a  la esfera de lo privado y  oponiéndose  a  su  expresión  pública” (San Juan Pablo II, Discurso a los Obispos, 2005) .

Esto, además, de “no formar parte de la tradición española más noble, pues la impronta que la fe católica ha dejado en la vida y cultura de los españoles es muy profunda para que se ceda a la tentación de silenciarla”, como señalaba San Juan Pablo II también, es que contradice la verdad del hombre y el misterio de la fe, es decir, el misterio de la Eucaristía, centro de nuestra vida, que es presencia salvadora de Cristo en la historia que afecta al hombre entero, a lo que es fundamental en su vida, a todo lo que es la vida del hombre, entre otros aspectos a su libertad, más aún, a la libertad religiosa, que cuando se cercena, priva al hombre de algo fundamental. “Siempre la Eucaristía, desde los primeros momentos, fue signo de esa libertad, de una ‘cultura de libertad’, y de ese afectar a todo lo humano en sus dimensiones más fundamentales, por ser presencia real y viva del Salvador y Redentor, y participación en ella”.

Los cristianos estamos llamados y urgidos a comprometernos “a dar testimonio de la presencia de Dios en el mundo”. No tengamos miedo de hablar de Dios ni de mostrar los signos de la fe con la frente muy alta.

“La ‘cultura de la Eucaristía’ promueve una cultura del diálogo, que en ella encuentra fuerza y alimento. Se equivoca quien cree que la referencia pública a la fe menoscaba la auténtica autonomía del Estado de las instituciones civiles, o que puede fomentar incluso actitudes de intolerancia. Si bien no han faltado en la historia errores, inclusive entre los creyentes…, esto no se debe a las raíces cristianas -que siempre son y serán eucarísticas-, sino a la incoherencia de los cristianos con sus propias raíces -con la Eucaristía-.  Quien     aprende a decir ‘gracias’ como lo hizo Cristo en la Cruz, podrá ser un mártir, pero nunca un torturador” (San Juan Pablo II), mártir del Amor de los Amores, mártir apasionado por el hombre, por el pobre, por el excluido, por el manipulado, por el que pertenece a tantas periferias existenciales como fabriquemos los hombres, los poderes de este mundo, las ideologías que van contra el hombre, a las que les preguntamos ¿dónde está el hombre, dónde lo habéis arrojado, dónde podemos encontrar a nuestro hermano?