Cuatro de cada diez trabajadores valencianos con contrato temporal hoy son pobres Presentan el informe del Observatorio sobre Pobreza y Exclusión en la C. Valenciana

CARLOS ALBIACH | 17-11-2017

El informe fue expuesto por Enrique Lluch y representantes de Cáritas Diocesana. (FOTO: S.MARTOS)

Seis de cada diez parados valencianos y cuatro de cada diez trabajadores con contrato temporal son pobres. Estas son algunas de las conclusiones del del Informe ‘Análisis y perspectivas CV 2017’ del Observatorio sobre Pobreza y Exclusión de la Comunidad Valenciana, que fue presentado el pasado lunes 13 en el marco de la Jornada Mundial de los Pobres, convocada por el papa Francisco para este domingo 19.

El informe, realizado por este observatorio integrado por la Universidad CEU Cardenal Herrera, Cáritas CV y la Fundación Foessa, analiza la situación laboral de los colectivos más vulnerables, es decir parados, jóvenes y mujeres y ha sido realizado por los profesores Enrique Lluch y Eduardo Esteve, de la CEU-UCH, y Miguel Torrejón, de la UV.

Entre los datos que desprende el estudio, Enrique Lluch, director del Observatorio, destacó que el colectivo más afectado por la pobreza es el de los desempleados, puesto que de cada diez parados en la Comunidad Valenciana, seis son pobres. En el caso de los trabajadores con contrato temporal, la tasa de pobreza también es muy destacada: afecta ya a cuatro de cada diez y crece, pasando del 30% al 40% en el último año. Sin embargo, solo ocho de cada cien trabajadores con contrato fijo son pobres y estos lo son con una renta más elevada que la de los parados en situación de pobreza.

En este sentido, Lluch destacó que “aunque la creación de empleo es un alivio para muchas familias no permite salir a todos de la pobreza por la clase de trabajo que se crea. De ahí que crezca la pobreza laboral”.

Esto se ve en que las cifras agregadas demuestran que aunque el empleo crece, lo hace a un ritmo menor. Y a ello se suma que solo 5.500 nuevos empleos son a tiempo completo, es decir, nueve de cada diez contratos realizados en este periodo son a tiempo parcial, un 35% de los cuales son, además, temporales.

El aumento del empleo, fundamentalmente a tiempo parcial, ha implicado, según los autores, una evolución negativa de los salarios. El porcentaje de asalariados con retribuciones por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en la Comunidad Valenciana, según datos de la Agencia Tributaria, ha pasado del 33,7% en 2009 al 37,6% en 2014, retrocediendo solo al 36,8 en 2015.
Esta cifra asciende al 41,7% en el caso de las mujeres. Además, la caída en términos generales del poder adquisitivo de los salarios es del 9% en la Comunidad Valenciana, un punto más de la media española.

Cáritas Diocesana
En el acto de presentación del informe, el director de Cáritas Diocesana, Nacho Grande, destacó que datos como estos “no nos dejan indiferentes y pone de manifiesto la especial vulnerabilidad de las personas sin trabajo”.

José Antonio Manuel, director de la recientemente creada área de Economía Social de Cáritas Diocesana, detalló que una de las grandes preocupaciones de Cáritas es el dotar de empleo a los que acuden a ella. Pero para ello, destacó, es importante “centrarse en la persona, no solo en sus necesidades y sobre todo crear en sus capacidades”.

1.850 personas consiguen empleo en 2016 gracias a Cáritas
En la presentación del informe, José Antonio Manuel, de Cáritas Diocesana, destacó que en 2016 a través de los programas de empleo que lleva la entidad se consiguieron 1.850 inserciones laborales. De esas el 85% fue de mujeres y la gran mayoría de contratos fueron temporales y a tiempo parcial. Sin embargo, uno de los mayores logros han sido los 27 empleos conseguidos en empresas de inserción como Koopera o Arropa. Gran parte de las personas que consiguieron empleo lo hicieron a través de las Cáritas de las parroquias. Asimismo, desde Cáritas también llevan a cabo diferentes programas de formación para desempleados.