Descifran cómo se diseñó la estructura del Santo Cáliz El catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia Gabriel Songel vincula el patrón empleado para la traza de asas y soporte medievales -que sujetan la copa palestina de ágata- a las marcas de canteros

María José Fraile | 15-07-2016
SANTO-CALIZ_GABRIEL-SONGELA raíz de un último estudio realizado sobre toda la estructura del Santo Cáliz que se venera en la Catedral de Valencia, (las asas y soporte medievales que sostienen la copa palestina de ágata del siglo I antes de Cristo), el catedrático de Diseño Industrial de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Gabriel Songel concluye que todo ello fue realizado a través de un patrón estilístico determinado y que está relacionado directamente con las marcas de los canteros medievales.

Se trata de un trabajo “que aporta mucho” al conocimiento de la santa Copa que se venera en Valencia, explica Jaime Sancho, canónigo de la Catedral y celador del culto del Santo Cáliz. En primer lugar “porque de él se desprende que el diseño de toda la reliquia no es caprichoso, sino que la obra en sí misma y que el montaje que se realizó en la Edad Media se hizo con un rigor enorme conforme a los cánones de la época”. Y en segundo lugar, porque el estudio habla de que a diferencia de lo que hasta ahora se decía, “las letras parecen ser grafismo hebreos y no árabes”. Una hipótesis que, “por otra parte, ya lanzó en su momento el canónigo de la Catedral, Juan Ángel Oñate Ojeda”.
Ahora, con este descubrimiento “se abren nuevos campos de investigación” como quién fue el orfebre que realizó el santo Cáliz.

Un diseño geométrico perfecto
En el siglo XIX el investigador Franz Rziha agrupó en cuatro retículas (patrones de diseño) todas las marcas de cantero que aparecían en las catedrales centroeuropeas de los siglos XII y XIII y que llegan a España, siguiendo los patrones de los constructores de las catedrales góticas. Ahora, el catedrático valenciano Gabriel Songel ha descubierto que de las 4, la ‘cuadrilobular’ y la ‘ad triangulum’ sirvieron, respectivamente, para el diseño de la estructura de orfebrería que sustenta el santo Cáliz; y para las inscripciones.

Cuenta Songel a PARAULA, que en 2014, mientras la diócesis de Valencia preparaba las celebraciones el Año Jubilar del Santo Cáliz de la Misericordia, él investigaba sobre las marcas de cantería y “tras hallar un patrón en las letras de la base del santo Cáliz, hice lo mismo con toda la estructura a través del dibujo original del Antonio Beltrán”. Cuál fue su sorpresa al descubrir que “el número de coincidencias era extraordinario”, dice todavía con sorpresa. El hecho de que “las alturas y las tangentes de los brazos y los puntos críticos coincidan con algunas de las líneas maestras del patrón indica que quien construyó la estructura medieval fuera un orfebre o un artesano que conocía esos patrones y que obviamente los utilizó para que la composición fuera perfecta, proporcionada y estética”, destaca Songel.

Letras hebreas además de árabes
La inscripción que aparece en la base ha sido interpretada desde el prof. Beltrán hasta la actualidad como árabe en escritura cúfica y vendría a significar “para el que reluce” pero Songel, después de estudiarlas detalladamente explica a PARAULA que “podrían ser los caracteres hebreos que representaran las palabras ‘Yoshua Yahwé’ “reforzando el significado que quería darle a la inscripción: Jesús es Dios”.

Para llevar a cabo su estudio, el profesor Songel ha recopilado información del Archivo de la Catedral de Valencia, así como del departamento de inscripciones del Museo de Israel en Jerusalén, revisando la bibliografía más especializada en arte medieval.

La hipótesis de Songel cuenta con el visto bueno de grandes especialistas como Carmen Barceló, catedrÁtica de Estudios Árabes e Islámicos de la Universitat de València; Daniel Benito Goerlich, doctor en Geografía e Historia; y José Hinojosa, catedrático de Historia Medieval; así como de David Mevorah del Israel Museum de Jerusalén.
Por dar una primera explicación al juego idiomático utilizado, Songel plantea “que el autor podría ser un artesano orfebre judío conocedor de las incipientes persecuciones de los cristianos hacia los judíos del siglo XIII, que prefirió plasmar la inscripción pareciendo árabe”.

Estas conclusiones, resultado de dos años de investigación en colaboración con el cabildo de la Seo valentina, se recogen en el artículo ‘El patrón de diseño del Santo Cáliz de Valencia’ que ha sido publicado en el número 13 de la revista de investigación de Artes Plásticas, Estética, Diseño e Imagen ‘Bellas Artes’ de la Universidad de la Laguna.