El 5 de abril del 2018 dará comienzo el Año Vicentino para toda la archidiócesis de Valencia Por el sexto centenario de la muerte de san Vicente Ferrer, que se cumplirá en abril de 2019

L.B. | 17-11-2017

En muchas poblaciones de la diócesis se organizan fiestas en honor de san Vicente Ferrer. (Foto: ALBERTO SÁIZ)

El 5 de abril del próximo año 2018 comenzará el Año Vicentino, que ha sido convocado por el arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, para toda la diócesis con motivo de la celebración, el 5 de abril del 2019, del sexto centenario de la muerte de san Vicente Ferrer, día en el que concluirá el Año Vicentino.

Precisa el Cardenal que convoca el Año Santo “para que aprendamos de san Vicente Ferrer y lo sigamos, para que nos dejemos imbuir de su espíritu eclesial y evangelizador, para que conozcamos su personalidad y su obra, sus aportaciones en el campo del pensamiento y en la recomposición de la Iglesia y de la sociedad en Valencia, en España, en Europa, y para que avivemos nuestra devoción a él y lo invoquemos cada día más como intercesor muy principal ante Dios”.

“En san Vicente Ferrer, tenemos a ese santo, a ese hombre nuevo, a ese evangelizador que, en su época, llevó a cabo una obra de evangelización tan grande y transformadora como ahora la necesitamos”, subraya el Cardenal en su carta semanal del domingo 12, en la que recuerda cómo el santo valenciano “fue ante todo un evangelizador, un trabajador incansable en el anuncio del Evangelio, en la obra evangelizadora de la Iglesia, a tiempo y a destiempo”.

Lo compara también con san Pablo, como “un hombre de fe profunda a quien el amor de Cristo le apremiaba y, por eso, no podía dejar de evangelizar; lo vemos por todas las partes evangelizando”.
De hecho, san Vicente Ferrer, patrón regional también de la Comunidad Valenciana, “impulsó y llevó a cabo la renovación de la humanidad en la Europa de su siglo, predicando el Evangelio, con signos y milagros que le acompañaban, sobre todo con el testimonio de la caridad a favor de los más pobres”.
Además, el titular de la diócesis de Valencia añade que “para nosotros, que sentimos la urgencia y la necesidad de una nueva evangelización de nuestras viejas tierras europeas de cristiandad y de reconstrucción humana y cristiana del viejo continente, san Vicente puede constituir un punto de referencia, un estímulo constante para llevar a cabo la misión que él llevó, y que desde el Concilio hasta nuestros días tanto nos está urgiendo el Señor”.

Unidos en la preparación del Año Santo

“El Año Vicentino ha de marcar una huella muy notable en nuestra diócesis de Valencia, la suya” y, por eso, “hemos de prepararlo bien y vivirlo mejor”, indica el cardenal Antonio Cañizares.
A tal fín, se ha constituido una Comisión preparatoria integrada por representantes de la diócesis, de la orden de dominicos -a la que perteneció san Vicente-; de la Facultad de Teología, que lleva su nombre; de la Universidad Católica de Valencia; de la Junta Central Vicentina; y del Capítulo de Caballeros Jurados de San Vicente.

También destaca el Cardenal que “proseguimos en las tareas previas para solicitar del Papa, “el Año Jubilar” para que puedan ganarse sus indulgencias en diversas iglesias relacionadas con san Vicente Ferrer”.

Finalmente exhorta a todos los valencianos a que “os unáis a esta celebración y que preparéis vuestro ánimo” e invocando a san Vicente Ferrer para que “nos auxilie a esta Valencia nuestra, tan suya, tan querida de verdad y entrañablemente por él, a la que siempre consideró su patria y su casa”. De hecho, “fue san Vicente un valenciano que siempre ejerció de valenciano leal, como todos querríamos ser en estos momentos, fieles a nuestras raíces cristianas, llamados a la santidad para renovar el mundo.”

Lea el reportaje íntegro en la edición impresa de PARAULA