El Cardenal defiende la acogida a inmigrantes y perseguidos y asegura que ofrecerá más pisos Declaraciones en el desayuno informativo del “Fórum Europa”, ante representantes de la vida política, empresarial, financiera, periodística y universitaria de Valencia

Redacción | 21-10-2015

El Cardenal contestó a las preguntas de empresarios, políticos y periodistas en el ‘Forum Europa’.  (Foto: Alberto Sáiz)

El Cardenal contestó a las preguntas de empresarios, políticos y periodistas en el ‘Forum Europa’. (Foto: Alberto Sáiz)

Fue el pasado miércoles, día 14, en el trascurso de una conferencia-desayuno informativo del “Fórum Europa. Tribuna Mediterránea”, a la que había sido invitado el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.

En este foro organizado por Nueva Economía Fórum, el Cardenal defendió la acogida a las familias de inmigrantes desplazadas de sus países y aseguró que “la diócesis también ofrece pisos para mujeres inmigrantes y familias perseguidas cristianas, daremos más, y así lo he manifestado permanentemente a todas las autoridades”.

En este contexto, el cardenal Cañizares, señaló que ha dispuesto en la diócesis de Valencia que todas las parroquias detallen si tienen viviendas disponibles para poder recibir a estas familias.

Invitó también a “acoger con prudencia y ser lúcidos” y a no perder de vista a quién beneficia todo este movimiento migratorio, y de si quienes están detrás de ello no quieren utilizarlo como “el caballo de Troya dentro de las sociedades europeas y en concreto la española”.

Sobre el aborto
Ante más de 200 representantes de la vida política, empresarial, financiera, universitaria y periodística, el purpurado respondió a preguntas de los participantes también sobre la defensa de la vida y precisó que “el aborto sí que es corrupción” porque es eliminar una vida humana “débil e indefensa en el seno de su madre, lo que hoy se admite con total normalidad”, pese a que “socava el fundamento mismo de la sociedad que está asentado sobre la persona, los derechos del hombre y la dignidad inviolable de todo ser humano”.

La Iglesia “ha estado denunciado este tema permanentemente y no se le hace caso”, ha añadió.

Sin embargo, el Arzobispo explicó que también “la diócesis de Valencia está habilitando pisos para madres que no quieren ese embarazo pero para que puedan llevar a cabo su gestación y esto no lo hace nadie en la sociedad valenciana, sólo lo hace la Iglesia”.

Sobre la pobreza
Por otra parte, el titular de la archidiócesis de Valencia hizo un llamamiento a la unidad para luchar contra la pobreza y fortalecer España.
“Sólo la respuesta de todos en unidad, cada uno y cada institución como gobierno, oposición, partidos políticos, fuerzas universitarias y de cultura, todos, tenemos en estos momentos una responsabilidad común que es salvar, fortalecer y hacer avanzar a España”, señaló y agregó que “lo que tenemos que hacer también entre todos es una lucha contra la pobreza y esto no se está haciendo”.

Igualmente, el Cardenal destacó que “la Iglesia trata de ser testigo de Dios vivo y es lo que debe ser en estos momentos, no busquen en la Iglesia una fuerza política en absoluto porque gracias a Dios no tiene ningún poder, solo tiene el gran testimonio de la verdad y de Dios vivo”.

“Si la Iglesia no evangeliza, no ayuda nada a la sociedad”
Sobre este tema, aseguró también que “la gran tarea de la Iglesia en estos momentos es evangelizar, una nueva evangelización, y este es el futuro porque si la Iglesia no evangeliza no ayuda nada a la sociedad, ni a la crisis, ni a la transformación de la sociedad en verdaderamente justa, humana y en paz”.

En relación al Sínodo de la Familia que se está celebrando ahora en el Vaticano manifestó que “la cuestión del hombre es inseparable de la familia y no hay futuro para la sociedad sin ella”. “Parece que estamos empeñados en destruir y debilitar la familia sin las medidas adecuadas y sin la protección que necesita para que sea el gran pilar de nuestra futura sociedad”, añadió.

Por otro lado, el Arzobispo en respuesta a otra pregunta ha afirmado que la Iglesia española y la catalana “es la misma y única, digan lo que digan”, y puntualizó, respecto al secesionismo, que “cuando se habla de la Iglesia en Cataluña no se tiene en cuenta a los millones de católicos que no piensan de esa manera y, ciertamente, la unidad de España es un bien moral, digan lo que digan”.