El Cardenal y sus obispos auxiliares inician la visita pastoral a la Fuensanta, la Luz y Mislata "Venimos a ofreceros lo que todos necesitamos: reavivar la fe", anuncia el Arzobispo

L.A. | 7-02-2018

La misa de inicio de la visita pastoral fue en la parroquia de la Pasión del Señor y santa Gemma Galgani. (FOTOS: M.GUALLART)

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y sus obispos auxiliares monseñores Esteban Escudero, Arturo Ros y Javier Salinas, iniciaron el pasado domingo 4 la visita pastoral al arciprestazgo 3 ‘San Miguel de Soternes’, en la que, durante dos semanas, recorrerán la ciudad de Mislata y los barrios valencianos de la Luz y Fuensanta.

El programa previsto incluye la visita de todas las parroquias del arciprestazgo y colegios, además de reuniones con las Cáritas parroquiales, catequistas, jóvenes y niños que preparan la Primera Comunión, además de visitas a enfermos y centros de acción social.

“Venimos a ofreceros realmente lo que todos necesitamos, reavivar la fe y que recobre todo el vigor que nos da la esperanza que se manifiesta en el amor y que debemos transmitir a los demás”, afirmó el Cardenal en la misa de apertura de la visita pastoral que presidió en la parroquia La Pasión del Señor y santa Gemma Galgani, y en la que concelebraron los obispos auxiliares y los titulares de las 12 parroquias del arciprestazgo.

“No da lo mismo vivir en la esperanza, que vivir sin Dios”, insistió el Cardenal, que destacó que “humildemente os invitamos a acoger a Jesucristo, porque con Él todo cambia, todo se renueva”.
“Necesitamos abrirnos al Evangelio, dar un sí a Dios, una renovación de nuestras actitudes, un estilo nuevo y así transmitir a la gente que es posible una humanidad enteramente nueva”, señaló el Cardenal.
“La verdadera sabiduría es la del amor, la de la entrega, la de manifestar que Dios es Dios, vivir con Dios, en Dios, en Jesucristo, esperando la vida eterna”, añadió. “Y esto debemos manifestarlo, debemos anunciarlo porque es necesario que los hombres vean nuestra forma de ser, que merece la pena, seguir a Jesucristo”, precisó.

Durante las últimas semanas se ha programado la visita pastoral en reuniones de los sacerdotes del arciprestazgo con Mons. Ros, y en cada parroquia.

Barriadas “con distintas culturas y una diversidad tremenda”
“Barriadas con distintas culturas y religiones y una diversidad tremenda”. Lo dijo el arcipreste Fernando Ros, y es uno de los principales retos a los que se enfrentan las parroquias del arciprestazgo San Miguel de Soternes.

Pasear por algunas de sus calles, especialmente en los barrios de La Fuensanta y La Luz es asomarse a una realidad que se ha transformado radicalmente en apenas unas décadas, hoy constituyen “la periferia de Valencia”, como resaltaba el arcipreste, empleando la conocida expresión del papa Francisco.

“Nuestras comunidades que forman parte de esta sociedad multicultural, con opiniones variadas, manifestaciones, planes urbanísticos, tendencia políticas, etc. manifiestan un especial colorido, un debate y diálogo permanente y una diversidad tremenda”, subrayó.

“Necesitamos esta visita pastoral que nos confirme en la fe, nos fortalezca en la Comunión y nos agregue en esta misión evangelizadora de la Iglesia”, subrayó Fernando Ros, que recordó que un obispo en visita pastoral “debe ser reconocido por los fieles con claridad como pregonero del Evangelio, maestro, pastor y sumo sacerdote de su grey”.

Y por todo ello, “debemos recibirlos con amor y escuchar su palabra porque también debemos ser evangelizados”, así como “también debemos comunicarles nuestras dificultades y problemas, los esfuerzos y empeños, las alegrías, los logros y los fracasos que tenemos como comunidad cristiana”.
“Don Antonio, queremos que nos conozcan. ¡Gracias por estar aquí!”