El Valencia Basket lleva su histórica gesta a los pies de la Mare de Déu en la Basílica Tras su triunfo en la Liga ACB: "Sabemos, Madre, la gran responsabilidad que tenemos los deportistas"

B.N. | 22-06-2017

La plantilla del Valencia Basket ante la Virgen de los Desamparados en la Basílica. (Foto: M.A.POLO)

La plantilla del Valencia Basket ante la Virgen de los Desamparados en la Basílica. (Foto: M.A.POLO)

La ciudad de Valencia se vistió de ‘taronja’ el pasado sábado tras la consecución del título de Liga ACB Endesa por parte del Valencia Basket. Y es que la celebración no era para menos. El equipo de Pedro Martínez obtenía su primer título liguero en la historia del club de baloncesto al derrotar al Real Madrid en el cuarto encuentro de la final, en el que arrolló al equipo madrileño en el segundo cuarto.

Y la primera a la que le ofrecieron el trofeo obtenido fue a la ‘Maredeueta’ en la Basílica.
Allí, fueron recibidos por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, que expresó su “felicitación más sincera y de todo corazón” a todo el club, jugadores, técnicos , directivos y afición -allí presentes, en la misma Basílica, completamente abarrotada- y les agradeció su “buena temporada” y ser “deportistas entregados enteramente a su tarea”.

Igualmente, les deseó “que no sea ésta simplemente la primera vez sino que se multiplique en años sucesivos con nuevos triunfos”. “Habéis venido además a traer este título, estas flores, a la Mare de Déu, que sin duda alguna ha estado con vosotros”, según el Arzobispo que les aseguró que “habéis sido buenos hijos y Ella os recibe ahora con los brazos abiertos”. “Tened seguridad” porque su “protección y amor” está con todos vosotros, añadió.

A continuación, el capitán del equipo, Rafa Martínez, leyó una oración en la que destacó los valores que conlleva el deporte. “Que nuestro entusiasmo sirva para favorecer en los jóvenes la afirmación de valores importantes”, entre los que enumeró la lealtad, perseverancia, la amistad, la comunión, la solidaridad y el esfuerzo. “Sabemos, Madre, la gran responsabilidad que tenemos los deportistas, estamos llamados a convertir el deporte en ocasión de encuentro y diálogo superando cualquier barrera de lengua, raza, religión, y cultura”, imploró el capitán del equipo. “Queremos, Virgen María, que nuestro deporte sea una valiosa aportación al entendimiento pacífico y que se consolide un mundo más fraternal y humano”. “Ayúdanos a poner en la superación personal el mismo empeño que ponemos en el deporte”. Igualmente, expresó su deseo de ofrecer este título a cuantos les han apoyado y ayudado a ser un equipo mejor.

Tras estas palabras, la afición, club, y fieles presentes han ovacionado al equipo con un continuo aplauso y tras rezarle a la Virgen de los Desamparados todos juntos, los jugadores le ofrecieron el título a la Mare de Déu mientras se cantaba el Himno de la Coronación. Finalmente, todo el equipo salió de la Basílica entre aplausos, saludos, y vítores de ‘Vixca Valencia Basket’.