Hermandades del Trabajo conmemora con una misa y una exposición sus 70 años El Cardenal les anima “a no estar ausentes en la realidad del mundo del trabajo”

CARLOS ALBIACH | 9-03-2018

La misa se celebró en la capilla de la sede de Hermandades del Trabajo en Valencia. M.GUALLART

El movimiento católico Hermandades del Trabajo conmemoró el pasado jueves 1 de marzo los 70 años de su fundación con una eucaristía presidida por el arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, en su sede de Valencia. En su homilía el Arzobispo les animó a seguir trabajando por la promoción de los trabajadores y a “ser fieles a su carisma”. “No podemos estar ausentes en una realidad tan humana como la del trabajo, ahí tenemos que anunciar el Evangelio”, añadió. Asimismo, indicó “que no importan los números sino ser fiel al carisma que habéis recibido de Dios”.

En este sentido, el Cardenal animó a los decenas de militantes presentes a seguir llevando a cabo su tarea: “Seguid adelante, fortaleced el carisma y no lo apaguéis. Necesitamos un gran movimiento de catolicismo social para que se defienda la dignidad de la persona teniendo a la familia con base de todo”.

El Arzobispo también tuvo palabras de recuerdo para el sacerdote Abundio García Román, quien fundó Hermandades del Trabajo en 1947 en Madrid: “Tengo el recuerdo de que era un hombre bendito y de gran confianza con Dios y por eso ha bendecido a la Iglesia a través de este movimiento”. Su ejemplo, añadió, nos dice que es ser cristiano, es decir, confiar totalmente en Dios y dejarnos configurar por Él”. “Si queréis ser fuertes no busquéis grandezas ni riquezas. Confiad todo en el Señor y veréis lo que crece así Hermandades”, indicó.

Antes de la celebración, el presidente de Hermandades en Valencia, José Miguel López, dio las gracias por todos estos años del movimiento católico y destacó que “hoy llevamos adelante esta realidad con su carisma original pero teniendo en cuenta las variaciones propias de este tiempo”. En este sentido, añadió, “estamos implicados en diferentes iniciativas caritativas”.

En la misa concelebraron Mons. Antonio Algora, obispo emérito de Ciudad Real, que fue el primer consiliario de Hermandades y una persona muy próxima a su fundador, y el sacerdote Antonio Corbí, consiliario del movimiento en Valencia. Asimismo, participaron un grupo de militantes procedentes de Madrid, entre ellos la presidenta nacional de Hermandades, María Luisa San Juan. Además, varios miembros de Valencia participaron con los cantos, entre que los que destacó, una canción dedicada al fundador del movimiento y compuesta para la ocasión. También se recordó a todos los militantes fallecidos de la entidad.

Para celebrar los 70 años de existencia han abierto en su sede, situada en la plaza del Negrito de Valencia, una exposición en la que a través de diferentes paneles se desarrolla la historia de las Hermandades a nivel nacional y sobre la vida de Abundio García. También aparece su realidad y presencia en la diócesis de Valencia. La exposición, que se puede visitar durante todo el mes de marzo, ha recorrido desde el año pasado, cuando se cumplió el 70 aniversario, las ciudades de Sevilla, Almería, Córdoba y Madrid.

Las Hermandades fueron fundadas en Madrid en 1947 por el sacerdote Abundio García Román, actualmente en proceso de canonización, con el lema ‘Pan, cultura y Dios’, y su fin es promocionar al trabajador y buscar su encuentro con Cristo para construir una sociedad más justa.

Presencia en Valencia
En Valencia la entidad organiza, además de retiros espirituales y celebraciones religiosas, jornadas y cursos de formación, talleres de informática, de teatro o actividades musicales. Además, cuenta con biblioteca, videoteca y comedor social en la misma plaza del Negrito que ofrece comidas, tanto a afiliados como al público en general, en horario de 10 a 16 horas a precios económicos.

Igualmente, el movimiento dispone de una sección especial de caridad, y colabora con aportaciones económicas a Cáritas Diocesana, la Asociación Valenciana Casa de Caridad y el Cottolengo Padre Alegre, entre otras instituciones.

En la actualidad, las Hermandades del Trabajo agrupan a cerca de 35.000 afiliados a nivel nacional y también cuentan con proyección internacional, fundamentalmente, en numerosos países iberoamericanos.

La fundación de las Hermandades del Trabajo tuvo lugar a raíz de la “difícil situación en que se encontraban los trabajadores” y el fundador “vio la necesidad de mejorar su condiciones de vida y facilitar su descanso, así como mejorar su formación humana y espiritual”. Por ello, creó clínicas, residencias, escuelas y viviendas. Posteriormente, en 1953 fueron fundadas en Valencia por el sacerdote Moisés Sánchez.