“Nuestra Semana Santa es una muestra catequética de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús”
Begoña Sorolla, presidenta de la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera
Begoña se crió en torno a la Hermandad de Vestas del Santísimo Cristo del Buen Acierto de la que su padre José Luis y su abuelo Luis fueron rectores. Casada con Rafa tienen un hijo, Ignasi. Cursa estudios de solfeo, piano y conjunto vocal en el Conservatorio Superior de Música de Valencia. Entra a formar parte del Orfeón Universitario de Valencia en 1981 y es miembro fundador de la Coral Cambra Musical de Valencia. Ha colaborado con Estil Concertant y Turiea Camerata. Licenciada en Psicología, actualmente es profesora titular de Historia de la Música en las Aulas de Tercera Edad (ASAUTE) de L’Eixample y Educadora de comedor en el Colegio Hogar Ntra. Sra. del Rosario. Con la vuelta de las Hermandades del Grao en 1989, Begoña junto a su esposo se unen a la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que lideraba Jose Vicente Cifre Fornas. Desde el año 1999 es cofrade de la Hermandad de la Crucifixión del Señor. Esta hermandad fue la primera en sacar a costal su imagen titular.
03 abril, 2012

Belén Nava | 2-04-2012
La Semana Santa Marinera es la fiesta por excelencia de los Poblados Marítimos de la ciudad de Valencia, un barrio acogedor por sus gentes, sus monumentos y su forma mediterránea de concebir esta fiesta. Con cerca de 4.000 cofrades pertenecientes a 31 hermandades, la gente del Marítimo vive la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús con especial devoción. Desde las imágenes que se ‘custodian’ en las casas de los penitentes, hasta el colorido del desfile de Resurrección, pasando por la ‘retreta’… son multitud de actos que la convierten en una celebración digna de admirar. Además, éste será el primer año en que la fiesta ostente el título de Fiesta de Interés Turístico Nacional. Al frente, su presidenta, Begoña Sorolla explica a PARAULA por qué la Semana Santa Marinera ha logrado obtener este reconocimiento.

Begoña Sorolla tras la lectura del pregón de la Semana Santa Marinera 2012 que realizó Francisco Lledó, concejal de Fiestas y Cultura Popular del Ayuntamiento de Valencia.

– Al frente de la Junta Mayor de la Semana Santa, la primera pregunta es obligada. ¿De dónde proviene su amor por la Semana Santa?
– La familia de mi padre y de mi madre han pertenecido desde siempre a alguna hermandad de Semana Santa. Mi padre fue durante años hermano mayor de la Hermandad de Vestas del Santísimo Cristo del Buen Acierto y mi abuelo materno fue uno de los fundadores y refundadores de la Real Hermandad de la Santa Faz, y aunque yo me apunté hace relativamente poco tiempo a una hermandad de Semana Santa, siempre se ha vivido en mi casa ese amor por la fiesta que hemos hecho nuestro todos los de la familia.
– De vivir la Semana Santa como cofrade a presidenta hay un largo camino. ¿Cómo decide acceder a su cargo?
– Entré a formar parte en el Consejo de Gobierno con Lorenzo Guardino como delegada de Cultura y Publicaciones, más tarde con Pepe Martorell de secretaria general, y entre todos mis compañeros y en especial con la ayuda y el empujón de Salvador Caurín, me decidí a acceder al cargo para afianzar los proyectos que Pepe Martorell había comenzado y por seguir una misma línea de trabajo.
– ¿Qué es lo que hace a la Semana Santa Marinera ser tan singular?, ¿en qué se diferencia de otras Semanas Santas?
– Varias son las cosas que singularizan nuestra Semana Santa Marinera. La forma de portar los Cristos, a pecho, cerca del corazón, según Martín Domínguez nuestras gentes se trasforman en las “mejores andas del mundo”. También el hecho de tener las imágenes en las casas durante la Semana Santa, convirtiéndose así en pequeñas capillas de oración y peregrinaje. Además de la celebración de la Resurrección con ese Desfile de Gloria del Domingo al mediodía que sólo se celebra en la Semana santa Marinera. Y por supuesto los personajes bíblicos que sólo en Valencia y en muy pocas localidades de la Comunidad existen.
– ¿Cómo son los cofrades de la Semana Santa Marinera?
– Los cofrades de la Semana Santa son personas que desde pequeños han vivido la Semana Santa, la han hecho suya y viven y se desviven para que esta fiesta continúe adelante. También son falleros, vicentinos, corpusianos, pertenecientes a Moros y Cristianos…
– Para alguien que desconozca la Semana Santa de los Poblados Marítimos, ¿cómo la definiría?
– Es una Semana Santa diferente a las restantes. Singular porque singulares son sus gentes. Es una Semana Santa que responde a la forma de ser de las gentes del Marítimo: barroca, exuberante, acogedora, sentida. Es una fiesta religiosa pero que también es cultura, tradición, gastronomía…
– Ahora, con la catalogación de Fiesta de Interés Turístico Nacional habrá muchos más ojos fijándose en su labor y en la de sus cofradías.
– Posiblemente, pero más que eso, me gustaría que también haya mas gente que tenga curiosidad por conocerla y venga a hacerlo.
– Este año, como novedad, Corporació de Granaders de la Verge (perteneciente a la Iglesia Nuestra Señora de los Ángeles) sacará a costal a Virgen de los Dolores. En el año 2009 fue la primera vez que se realizó la procesión a costal de la Crucifixión del Señor…¿Por qué se ha decidido llevar a costal a las imágenes?
– Muchas localidades llevan sus pasos a costal incluso dentro de la Comunidad Valenciana. Es una innovación que ha hecho que mucha gente se acerque a las procesiones en las que aparecen los costaleros, y todo aquello que haga que la Semana Santa sea mas conocida es un bien, a mi entender, para la fiesta.
– A lo largo del año, ¿cómo se vive la Semana Santa?
– Creo que se vive intensamente. Las cofradías a lo largo del año celebran las fiestas a sus imágenes titulares, se celebran Semanas Culturales. Durante todo el año se trabaja intensamente para que en el siguiente ejercicio todo salga a la perfección.
– ¿Cómo es la relación de unas cofradías con otras?
– La relación de unas cofradías con otras en cordial. Somos humanos y siempre existen diferencias, pero llegado el momento, todas y cada una de ellas trabajan para que todo trascurra como debe trascurrir.
– De unos años a esta parte se han creado cofradías nuevas. ¿Cómo se las acoge?
– Nuestra Semana Santa es una muestra catequética de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús y aún quedan momentos que representar. Cualquier cofradía sería bienvenida siempre y cuando sume a la fiesta y no reste de otras cofradías. Por otra parte, es necesario afianzar las que existen, hacer crecer sus censos.
– ¿Cómo le influye el sentimiento religioso de la Semana Santa en su vida?
– Soy una persona religiosa, porque esa es la educación que me dieron y porque tengo fe. Evidentemente, el poder revivir y conmemorar la Pasión, Muerte y, sobre todo, la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, influye en esta fe y la vitaliza.
– En la Semana Santa Marinera hay muchos cofrades jóvenes, ¿son el futuro de estas celebraciones?, ¿sienten la misma religiosidad que sus padres o sus abuelos?
– Por supuesto que son el futuro de la Semana Santa, porque sobre ellos caerá la responsabilidad de llevarla a delante en los años venideros. Lo que sienten nuestros jóvenes por la Semana Santa es lo mismo que sintieron sus mayores, aunque evidentemente adecuada a los tiempos que corren. Es más, nadie está en una fiesta religiosa sin tener unas creencias.
– Es curioso ver varias generaciones de cofrades desfilar juntos en las procesiones… Se pueden ver tres generaciones juntas, a los abuelos con los padres y los hijos. ¿Está tan arraigado el sentimiento semanasantero?
– Sí, mucho. Es la fiesta con mayúsculas del Marítimo y ese sentimiento esta arraigado tanto en la gente que participa en activo como en casi todo el resto.