La Catedral recibe a sus nuevos canónigos en una celebración solemne y entrañable Rodeados de centenares de familiares y amigos, y ante el Arzobispo, que presidió la toma de posesión

L.A. | 29-11-2017

Aquilino Martínez, Juan Damián Gandía, José Francisco
Castelló, Jorge Morant y Juan Antón (de izqda. a dcha.) (FOTO: ALBERTO SÁIZ)

En una celebración solemne y al mismo tiempo muy entrañable, por la presencia de cientos de familiartes y amigos, el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, presidió en la Catedral el pasado viernes, 24, la toma de posesión de los nuevos canónigos que nombró el pasado mes de octubre.

Así, tomaron posesión como canónigos José Francisco Castelló Colomer, canciller-secretario del Arzobispado de Valencia; y Juan Damián Gandia Barber, actual decano de la Facultad de Derecho Canónico.

Por su parte, el actual director del Convictorio Sacerdotal Diocesano, Jorge Morant Morant, profesor de Teología Moral de la Facultad de Teología de Valencia, tomó posesión como canónigo penitenciario.
El sacerdote Aquilino Martínez Gallego, procedente de Roma tras cursar estudios de Música Sacra, asume la responsabilidad de canónigo prefecto de Música Sacra de la Catedral, en sustitución de José Climent, fallecido el pasado mes de febrero a los 89 años de edad.

El anterior rector de la Basílica de la Virgen de los Desamparados Juan Bautista Antón tomó posesión como canónigo honorario de la Seo.

“La belleza de la Iglesia”
En su homilía, el Cardenal aseguró que “la Iglesia Catedral es símbolo de toda la diócesis que, como la Iglesia entera, existe para evangelizar y dar gloria a Dios, existe para hacer posible que surja una humanidad nueva que alabe y dé gloria a Dios”.

“Es un gran ministerio el de los canónigos capitulares al que ahora os incorporáis”, destacó el Cardenal, que también recordó que el Cabildo Catedral “existe para evangelizar, hacer presente la belleza de la Iglesia, no sólo la belleza material que es muy grande en nuestra Catedral sino también para que quede resaltada aún más en el verdadero culto y la liturgia para que nada se anteponga a la obra de Dios y a la gloria de Dios”.

Finalmente agradeció a los nuevos canónigos la aceptación de esta responsabilidad, y precisó también que “estoy muy agradecido al Cabildo, difícilmente se encuentran en las diócesis españolas un Cabildo como éste, doy fe de ello, doy gracias a Dios por ello y por vosotros, sois realmente para mí ese grupo de sacerdotes que representa a todo el presbiterio diocesano y que, en comunión, con el Obispo trabajan para dar gloria a Dios, santificación de las almas, evangelizar, hacer visible la hermosura y belleza de esta Iglesia a la que nos gloriamos peretencer por pura gracia de Dios”.

“Que Dios os pague vuestra generosidad”, concluyó el arzobispo que también pidió a los nuevos miembros del Cabildo que se dejen proteger por la Virgen de los Desamparados.

La celebración comenzó en la Sala Capitular de la Catedral, desde donde los nuevos canónigos se dirigieron en procesión al altar mayor. Tras la liturgia de la Palabra, los canónigos realizaron la profesión de fe y juraron los estatutos y las costumbres del Cabildo, órgano colegial responsable de la administración y la pastoral de la Catedral.

Agradecimientos
Los nuevos canónigos tuvieron ocasión de expresar su agradecimiento por el apoyo de sus familias, amigos y de los distintos sacerdotes que les ayudaron en su vocación, formación y ejercicio pastoral. Pero también de algunas instituciones, como en el caso de Aquilino Martínez, que recordó con cariño a la Escolanía de la Virgen o Juan Damián Gandía, a la Facultad de Derecho Canónico y al Camino Neocatecumenal.
Por su parte, José Francisco Castelló recordó al Colegio San Juan de Ribera de Burjassot, al Seminario la Inmaculada y al colegio de El Patriarca, a la Facultad de Teología y a la Uni­ver­sidad Cardenal Herrera- CEU.
Jorge Morant ofreció su reconocimiento a Dios porque “todo lo he recibido de Él”, mientras que Juan Antón recordó su etapa como consiliario diocesano de los hombres de Acción Católica y como rector de la Basílica de la Virgen.