La diócesis de Valencia sigue rezando por las víctimas de la matanza yihadista en Cataluña Desde los atentados, se sucedieron misas en la Catedral y en la Basílica y oraciones en las parroquias

REDACCIÓN | 10-09-2017
Los atentados yihadista que el pasado 17 de agosto tuvieron lugar en Barcelona y Cambrils provocando casi una veintena de muertos y más de un centenar de heridos, tuvieron una rápida respuesta por parte de la Iglesia en Valencia, que ha continuado en las semanas posteriores. Así, en todas las eucaristías ya del día siguiente, viernes 18, se ofrecieron oraciones especiales por las víctimas del atentado y por la paz.
También el viernes 18 decenas de valencianos y de turistas con sus guías participaron en el rezo del ángelus en la Basílica de la Virgen de los Desamparados tras guardar un minuto de silencio al exterior del templo por las víctimas. Por su parte, el obispo auxiliar de Valencia monseñor Arturo Ros presidió a las puertas del Palacio Arzobispal el rezo del ángelus, en el que participó personal del arzobispado. En el edificio episcopal onderon las banderas a media asta en los tres días de luto oficial decretados por el gobierno de la nación.

Unidad sin fisuras
El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, urgió a una “unidad sin fisuras también de las religiones” para acabar con el terrorismo yihadista. Fue en la homilía que pronunció en la misa que presidió en la catedral de Valencia el sábado 19 en sufragio por las víctimas mortales de los atentados de Cataluña y la recuperación de los heridos (homilía que reproducimos íntegramente en las páginas 4 y 5).
En la misa, en la que participaron centenares de personas, concelebraron el obispo auxiliar monseñor Esteban Escudero, el vicario general Vicente Fontestad, el deán de la Catedral, Emilio Aliaga y sacerdotes miembros del cabildo.
En su homilía, el cardenal Cañizares resaltó que “una religion se defiende con la paz y la justicia, con el reconocimiento del Dios único y verdadero que quiere que el hombre viva y que proteja al hermano”.
Por el contrario, “no hay fe ni hay paz cuando el hombre es asesinado y no hay mayor blasfemia contra Dios que cuando se comete la mayor de las injusticias, que es el matar al inocente e indefenso, al que Dios especialmente ama”.

Oraciones en todas las parroquias
De igual modo, en las misas de ese fin de semana, en la oración de los fieles, se introdujeron preces especiales por las víctimas, pero también por el fin de la violencia terrorista y la conversión de los asesinos, preces que se han mantenido durante los domingos posteriores.