La fiesta del ‘gloriós pare Vicent’ plantea sus preguntas y respuestas ante retos de hoy La Seo acogió la misa en valenciano presidida por el Cardenal y la homilía del dominico Vicente Botella

REDACCIÓN 08-04-2016

La imagen de san Vicente fue llevada a la Catedral. J. PEIRÓ

La imagen de san Vicente fue llevada a la Catedral. J. PEIRÓ

Cientos de personas llenaron el pasado lunes 4 todos los bancos de la catedral de Valencia en la misa por la solemnidad de san Vicente Ferrer, patrón de la Comunitat Valenciana, que presidió el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.

En la misa, que comenzó tras un volteo de campanas, predicó  el fraile dominico Vicente Botella, decano de la Facultad de Teología de Valencia ‘San Vicente Ferrer’, para seguir la tradición basada en las predicaciones que en el siglo XIV hizo el santo valenciano, perteneciente a la misma orden, desde un púlpito de la propia Seo que se conserva junto al altar mayor.

En su homilía, pronunciada en valenciano, Vicente Botella recordó la figura del santo y aseguró que “recorrió los caminos de Europa occidental sembrando la semilla del amor misericordioso de Dios y lo propuso como clave del sentido de la vida humana y de la historia”.

Además, se preguntó “¿qué diría el padre Vicente a la buena gente de nuestros días delante de esta crisis de valores, relativización del sentido, drama de los refugiados que huyen del horror y se encuentran las puertas cerradas de nuestra solidaridad, actos de terrorismo que golpean sin piedad, incapacidad de diálogo de los políticos para construir un proyecto común, corrupción de dirigentes, injusticias del sistema de mercado, problema ecológico, hambre de tantos niños, instrumentalización de la persona, falta de respeto por la vida en todas sus etapas, violación de los derechos humanos o marginación de la religión?”.

Al respecto, contestó que “creo que san Vicente Ferrer animaría a todos los miembros del cuerpo de Cristo a dar testimonio y razón de su esperanza, de una manera clara y comprensible y, además, uniendo en su acción la valentía con la amabilidad, la misericordia y la mano extendida”.
En la misa participó la Coral Catedralicia que cantó la misa a cinco voces de Vicente Rodríguez Monllor y ‘Érase señores’ de Juan Bautista Comes, entre otras piezas.

Finalizada la misa, comenzó la procesión cívica con ofrenda de flores a san Vicente Ferrer, que partió de la Plaza del Ayuntamiento hasta la Casa Natalicia y que finalizó con el disparo de una ‘mascletà’.

Doctor de la Iglesia
Por la tarde, se celebró la procesión general con las asociaciones vicentinas que se vio obligada a trasladarse al interior de la Catedral debido a la persistente lluvia.

Así, tras el rezo del Rosario, presidido por el cardenal Cañizares, tuvo lugar la procesión por el interior de la Seo en la que participaron todas las asociaciones vicentinas y representantes de los distintos altares de san Vicente Ferrer, acompañando a la imagen del patrón de la Comunitat Valenciana, junto con representantes de instituciones civiles y militares valencianas.

Terminada la procesión, el arzobispo de Valencia anunció en la Seo que “se están dando los pasos convenientes para promover la causa del Doctorado universal de la Iglesia de San Vicente Ferrer”, a la que definió como “una causa justa”, para lo cual se están llevando a término “los encuentros pertinentes” con la orden de Santo Domingo, la Facultad de Teología de Valencia, la Universidad Católica de Valencia (UCV) y el Capítulo de Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer.