La Iglesia, con los padres y profesores, para “defender derechos y despertar conciencias” Los obispos de la Provincia Eclesiástica Valentina acuerdan hacer un congreso sobre educación en 2017

AVAN/M.J.F. 19-10-2016

Los obispos de la Provincia Eclesiástica, que integra a las tres diócesis de la Comunidad Valenciana y las tres de las Islas Baleares, acordaron promover un proyecto educativo común por la defensa de la educación escolar religiosa y para desarrollar un nuevo modelo educativo. “Este proyecto común nace de un movimiento de sensibilización surgido de los diferentes agentes con peso específico en la educación: profesores, padres y la propia comunidad eclesial”, según indican fuentes de la Provincia Eclesiástica Valentina.

“La implicación de todos en una misión educativa que les es propia, conduce a despertar las conciencias y defender los derechos de quienes creen en la libertad de enseñanza, tal como contempla nuestra Constitución”, han añadido.

Se trata de “un proyecto de acción, dirigido a alumbrar un nuevo modelo educativo en los colegios católicos y de la asignatura de Religión, que se pondrá en práctica como experiencia piloto en algunos colegios diocesanos”.

Congreso sobre educación
Otra de las acciones que se va a desarrollar es “la organización de un Congreso sobre Educación en 2017, que contará con una fase previa en cada una de las diócesis de la Provincia Eclesiástica Valentina” en un “clima propositivo y de cooperación con acciones que tendrán proyección pública”.

Precisamente los delegados de Enseñanza que participaron en la reunión, anunciaron el nacimiento de nuevas asociaciones de profesores de Religión y Asociaciones de Padres de alumnos que habían solicitado ser parte de un foro común y de integrarse en este proyecto.

Por su parte los obispos de la Provincia Eclesiástica Valentina señalaron que “históricamente los Colegios diocesanos acogen a los escolares con más riesgo de exclusión social procedentes de familias sin recursos y con más dificultades de escolarización, y buscamos que los niños no sufran diferencias, que su formación en la fe y la cultura sea una garantía de su dignidad, velamos por la igualdad social que deberían garantizar las instituciones, como también exige la Constitución”.

Los obispos solicitaron a los delegados de Enseñanza y a los docentes “que afiancen la implicación de los padres en la educación y formación de sus hijos, para que la labor que desarrollan los colegios tenga mayor garantía de éxito, especialmente en la prevención de comportamientos que se observan a través de los medios de comunicación, como los actos violentos, pero también en el uso correcto de las tecnologías o la alimentación”.

Asimismo, se hace extensiva la colaboración al resto de Escuelas Católicas ”puesto que todos estamos en una sensibilidad común, que es renovar el modelo educativo y operar en el respeto a la legalidad, que también defiende tanto al derecho de los profesionales como de los alumnos y sus familias a recibir una formación distintiva”.