La imagen restaurada de la Mare de Déu regresa a su camarín el 6 de marzo en una solemne misa de ‘descoberta’ Como en la fiesta de la Virgen, aparecerá al levantarse el bocaporte

Belén Nava| 26-02-2014
La imagen original de la Virgen de los Desamparados, patrona de Valencia, volverá finalmente el próximo jueves 6, de marzo, a su camarín en la Basílica de la Virgen, donde será mostrada a partir de las 19,30 horas, tras haber sido restaurada durante los últimos cinco meses en dependencias de la propia Basílica, según han confirmado  fuentes de la archicofradía de la Virgen y del propio Arzobispado.

Así, el próximo miércoles, 5 de marzo, en la víspera de la vuelta de la imagen titular de la patrona  al camarín, y una vez concluyan por la tarde las misas en la Basílica de la Virgen, y quede cerrado el templo, será retirada la imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados, tallada en 1946 por el escultor Carmelo Vicent, que ha sustituido a la figura titular durante la restauración, colocada delante del camarín y a su misma altura.

El jueves, 6 de marzo, la imagen original de la Virgen de los Desamparados quedará a la vista de los fieles en una ceremonia similar a la “descoberta” que se realiza en el día de la fiesta de la patrona de Valencia, cada segundo domingo de mayo.

La bendición de la restauración dará comienzo el jueves, a las 19,30 horas, y, al comienzo, el camarín de la Virgen estará todavía tapado con el “bocaporte” o telón, que se irá levantando hasta dejar al descubierto la imagen restaurada. Entonces, el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, bendecirá la restauración tanto de la imagen original, que se ha llevado a cabo en dependencias de la propia Basílica, como del camarín y, a continuación,  presidirá una misa.

En la celebración, los niños de la Escolanía de la Virgen interpretarán el Himno de Coronación y una pequeña orquesta, formada por antiguos escolanes músicos, tocará igualmente distintas piezas religiosas.

Además, la celebración contará con la participación de representantes de la Archicofradía de la Virgen y la Fundación Hortensia Herrero, que han promovido la restauración, y de la Subdirección General de Conservación, Restauración e Investigación (IVC+R) de CulturArts, que ha realizado la intervención.

Dentro de los trabajos de la restauración, que comenzaron el 3 de octubre de 2013, también esta semana ha concluido la reforma del nicho que alberga la imagen en el camarín y de las pechinas de la cúpula y también ha sido retirado parte del andamiaje del camarín para colocar el cristal que protege a la talla. Además, los técnicos la han barnizado, han aplicado el pan de oro sobre las tallas del piso inferior del camarín y mañana será instalada la peana, junto con los ángeles y la nube.
Hacía más de 350 años que la talla original de la Virgen no quedaba a la vista de los fieles
Después de la restauración, la apariencia externa de la imagen, cuya talla original es del siglo XV, no ha cambiado “pero, bajo el manto, se puede ver sin aditamentos ni ropajes la parte frontal de esa talla original gótica que se utilizaba para ser colocada sobre los condenados y ajusticiados, y que ahora tiene gran semejanza a la imagen peregrina esculpida hace medio siglo por Octavio Vicent”.

Además, hacía más de 350 años que la talla gótica original de la Virgen no quedaba a la vista de los fieles de forma habitual, al estar cubierta desde entonces por delantales o escapularios barrocos, que han sido retirados. Con ello, se permite apreciar la “sencilla belleza” de la imagen histórica, según ha indicado en la publicación Carmen Pérez, directora del equipo encargado de la intervención.

Igualmente, durante estos meses también se ha llevado a cabo la restauración del camarín de la Basílica, de estilo neoclásico, construido entre 1685 y 1694 y restaurado a comienzos del siglo XIX, y de sus pinturas murales del pintor valenciano Francisco Llácer (1781-1852), una intervención que ha permitido recuperar la policromía original que estaba oculta por el hollín de las velas.