Las Esclavas de María Inmaculada culminan el centenario Juana Mª Condesa Los alumnos del colegio de la calle Ayora estrenan un musical

L.B. | 13-01-2017
La congregación religiosa de las Esclavas de María Inmaculada, también conocidas como ‘las protectoras de las obreras’ por su carisma, clausurará el próximo lunes 16 en Valencia el centenario de su fundadora, la beata Juana María Condesa Lluch (Valencia, 1862 – 1916), coincidiendo con su fiesta litúrgica.

La celebración será oficiada por monseñor Juan Piris, obispo emérito de Lleida. En la misa, que tendrá lugar a las 19:30 horas en la Casa Madre, participarán, junto con las religiosas, las mujeres atendidas en la residencia ‘Juana María’, regida por la congregación en Valencia, así como profesores del colegio Esclavas de María y amigos de la congregación.

Previamente, el viernes 13, a las 19:30 horas, el colegio Esclavas de María de la calle Ayora acogerá el estreno del musical ‘Seda’, que interpretarán alumnos del centro. La representación se ofrecerá también los restantes fines de semana de enero.

Y el sábado 14 habrá un retiro y reflexión en torno a la figura de la beata Juan María Condesa a las 11 horas, en la Casa Madre, sita en la calle Balmes, número 1, de Valencia.

Al inicio de la celebración del centenario en enero del pasado año 2016, las religiosas inauguraron la exposición ‘Desde Velluters, por ellas y para ellas’ que muestra fotografías, vídeos y objetos para recrear un recorrido histórico sobre la historia de la congregación y todas sus fundaciones. Igualmente, se inauguraron las nuevas vidrieras de la capilla de la Casa General que representan motivos relacionados con la fundadora.

En Valencia y en el mundo
Aunque el 16 de enero las religiosas celebran la fiesta litúrgica de la beata valenciana, cada 8 de septiembre conmemoran el aniversario de su profesión de votos perpetuo en 1911.

En la actualidad, la congregación está presente en ocho ciudades en España y en otros cinco países: Italia, Chile, Panamá, Perú y Colombia.

En Valencia rigen la residencia ‘Juana María’, que acoge a 40 mujeres que reciben formación básica y apoyo de trabajadoras sociales, y el colegio Esclavas de María Inmaculada.