Libros desde Valencia a ex niños soldado de Colombia La Biblioteca Solidaria Misionera envía 5.000 para apoyar la escolarización de los menores

EDUARDO MARTÍNEZ 28-09-2016

La nueva sede de la biblioteca está en la calle Industria, 8. A la dra., su coordinador, Francisco Tébar. A.SAIZ

La nueva sede de la biblioteca está en la calle Industria, 8. A la dra., su coordinador, Francisco Tébar. A.SAIZ

Escribía Rubén Darío que “el libro es fuerza, es valor, es poder, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial del amor”. La Biblioteca Solidaria Misionera de Valencia, promovida por la Fundación Padre Juan Schenk,  encarna a la perfección la alegoría del poeta nicaragüense. En las próximas semanas, pondrá en marcha una nueva acción solidaria con el envío de un cargamento de libros a Colombia para niños que han ejercido como soldados en los últimos años durante el conflicto entre la guerrilla de las FARC y el Estado.

Será un manantial de amor en forma de cinco mil libros para apoyar la escolarización de los menores, una vez han abandonado los combates tras el acuerdo al que llegó el pasado mayo el Gobierno colombiano y las FARC para sacar a los niños de la guerra. Aquella medida se enmarca en el proceso de paz culminado el pasado lunes tras la firma de las partes en litigio que ha puesto fin a 52 años de conflicto armado.

El cargamento -treinta cajas con un peso total de mil kilos entre libros y material escolar- será enviado a centros educativos de las poblaciones de Quibdó y de Bellavista, a petición, respectivamente, del obispo local, Juan Carlos Barreto, y de la congregación Religiosas Agustinas Misioneras.

Nueva sede
Desde hace un año, la Biblioteca Solidaria Misionera de Valencia cuenta con nueva sede. Está situada en un amplio bajo junto a la avenida del Puerto, en la calle Industria, 8. Hasta allí se trasladaron desde la calle Adressadors, donde había permanecido durante años. El nuevo local ha sido puesto a disposición de la entidad por doña Mercedes Coret en régimen de cesión gratuita.
La biblioteca, que tiene abiertas sus puertas los lunes, miércoles y viernes de 11 a 13 h., está atendida por un grupo de voluntarios, coordinados por Francisco Tébar.

Desde que la entidad fue creada hace nueve años, ha enviado a países de Hispanoamérica y a Guinea Ecuatorial cerca de 270.000 libros. Su lema es Cultura contra la pobreza, una máxima que inspira su esfuerzo por colaborar en la promoción de personas sin recursos de países en vías de desarrollo mediante su crecimiento educativo y cultural.
Más información aquí

Lea el reportaje íntegro, en la edición impresa de PARAULA