Lourdes, el corazón de la misericordia La peregrinación valenciana regresa del santuario francés tras haber ganado el jubileo

Lourdes-grandeEva Alcayde | 7-07-2016
Más de mil de peregrinos valencianos – entre ellos más de 200 enfermos y discapacitados, médicos, familias, voluntarios y 30 sacerdotes de toda la diócesis- ganaron el Jubileo de la Misericordia el pasado fin de semana en el Santuario francés de Nuestra Señora de Lourdes, “el corazón de la misericordia”, como lo ha definido la presidenta de la Hospitalidad Valenciana de Lourdes, Mª Jesús Arnandis.
“Todos los servicios de la Hospitalidad Valenciana de Lourdes están inspirados en las diferentes obras de misericordia. Allí se concentran muchas acciones caritativas, tanto corporales como espirituales. Damos de comer y de beber, vestimos al que no puede, atendemos al enfermo, consolamos al triste… Lourdes es el corazón de la misericordia”, explica Arnandis.

Por eso, este año la peregrinación que organiza la Hospitalidad Valenciana de Lourdes ha sido muy especial. El santuario francés ha sido designado por el Papa como templo jubilar para este Año Santo de la Misericordia, por lo que la peregrinación valenciana, que en esta edición ha sido más multitudinaria que nunca, ha podido ganar el jubileo.

Puerta Santa y credencial
Cerca de 200 enfermos y personas con discapacidad, médicos, profesionales sanitarios, jóvenes, familias y voluntarios valencianos tuvieron ocasión de atravesar la Puerta Santa del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes.
“En el momento de cruzar la puerta, los sacerdotes asperjaban a los enfermos con agua bendita y también había dispuestas pilas con agua para santiguarse y recordar así el Bautismo”, explica Mª Jesús Arnandis. Además, todos los valencianos llevaban la credencial del peregrino, con cuatro casillas que iban sellando conforme cumplían con los preceptos de confesarse, atravesar la Puerta Santa, comulgar y rezar por las intenciones del Papa, hasta obtener finalmente la indulgencia plenaria.

Los jóvenes, protagonistas
La Hospitalidad Valenciana de Lourdes fue la encargada este año de organizar una velada de adoración eucarística el jueves por la noche, tras la procesión del Santísimo.

Esta velada que tuvo lugar en la iglesia de San José, participaron 24 jóvenes, 12 enfermeras y 12 ‘brancardiers’ -los encargados de transportar a los enfermos en los típicos carros azules en sus desplazamientos-, que acompañaron al Santísimo hasta el altar.

De hecho, los jóvenes han tenido en esta 83 edición de la peregrinación a Lourdes un papel protagonista, que subraya la presidenta de la Hospitalidad Valenciana. “Este año han peregrinado muchos jóvenes del Colegio Cumbres y de Maristas, que además han participado activamente, se han implicado mucho y han trabajado atendiendo a los enfermos y discapacitados del Cottolengo”.

La gran participación de la gente joven en esta peregrinación y sus ganas de colaborar, ha hecho que la Hospitalidad Valenciana de Lourdes se plantee ya un proyecto para el próximo curso para la creación de un grupo específico de jóvenes, pensado, en principio, para personas entre los 14 y 30 años.

Este año ha quedado consolidado el grupo ‘Bernadette’, que comenzó a funcionar como tal en la peregrinación del año pasado. El grupo ‘Bernadette’ está compuesto por niños y adolescentes, hasta los 14 años, que normalmente acompañan a sus familias y que tienen actividades y experiencias propias para ellos.

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, se sumó a la peregrinación valenciana el viernes por la tarde para participar en la ‘Procesión de las Antorchas’. El viernes por la mañana presidió también la misa en la Gruta de las apariciones, uno de los actos más esperados para los peregrinos.

El sábado por la tarde se rezó también en el santuario de Nuestra Señora de Lourdes el Rosario de la Misericordia.
Para Mª Jesús Arnandis, la experiencia de este año en Lourdes ha sido “muy bonita y todos los peregrinos han regresado a Valencia encantados”.

Por su parte, Concha Gramage, presidenta de la comisión diocesana de Pastoral de la Salud del Arzobispado de Valencia, ha valorado la peregrinación a Lourdes como una experiencia muy positiva para enfermos y discapacitados, que “no sólo les acerca a la Virgen y a la devoción mariana, sino que también se les reconoce su dignidad como personas y se les valora y eso a todos nos reconforta y nos hace felices”.

El regreso de la peregrinación valenciana fue el pasado domingo en avión, 11 autobuses, habilitados con camillas y rampas especiales, un tren adaptado a personas con discapacidad.

6 millones de visitas anuales
Las peregrinaciones de la Hospitalidad valenciana a Lourdes se realizan desde la creación de la entidad en 1927, aunque permanecieron interrumpidas desde 1936 hasta 1954. En la actualidad cerca de 800 personas forman parte de la Hospitalidad como socios.

Al Santuario de Lourdes acuden anualmente en peregrinación más de seis millones de personas. De ellas 20.000 procedentes de España y más de un millar son valencianos.

Vea el reportaje fotográfico en la edición impresa de PARAULA