“Maximiliano Kolbe fue un visionario, un hombre adelantado a su época” Entrevista a Adam Woronowicz, que interpreta a san Maximiliano Kolbe en el filme 'Dos coronas'

BELÉN NAVA | 17-05-2018

Adam Woronowicz, el actor caracterizado de san Maximiliano Kolbe. (Foto: Bosco Films)

“Estamos listos para dar la vida por nuestros ideales”. Con esta sencilla, pero profuda frase, definía san Maximiliano Kolbe su objetivo en esta vida terrenal. A Kolbe se le conoce por su generosa entrega y decisión de sustituir a el sargento Franciszek Gajowniczek, casado y con dos hijos, a sabiendas que su destino final era la muerte en aquel infierno llamado Auschwitz. El preso número 16.670. Ahora, y de la mano de la productora Bosco Films, llega a nuestros cines ‘Dos Coronas’ este 18 de mayo –en los ABC Park de Valencia-, después de su presentación en el Festival de Cannes y su estreno en Polonia en el otoño de 2017. La tarea no ha sido fácil. Dos años de rodaje, con exteriores en Polonia, Japón e Italia, para recrear, con la máxima fidelidad, la vida de este polaco universal que llegó a hablar de viajes al espacio.
PARAULA ha podido hablar con el actor polaco Adam Woronowicz, que interpreta a al mártir de Auschwitz. Una experiencia enriquecedora en el plano espiritual pero muy dura a nivel interpretativo.

– ‘Dos coronas’ se publicita como una película en la que vamos a encontrar un Maximiliano Kolbe distinto a lo que siempre nos han contado de él. ¿Qué parte desconocida del santo podemos ver?
– En mi tierra, en Polonia, Kolbe es un personaje conocido pero quizá la gente no sepa que fue un visionario, muy adelantado a su tiempo. Fue un sacerdote franciscano que fundó Niepokalanów, la Ciudad de la Inmaculada, en Teresin, cerca de Varsovia. También creó dos periódicos católicos puesto que él lo que quería era evangelizar y llevar la fe hasta donde nunca había llegado. Quizá eso es lo que le hizo viajar hasta Japón como misionero. Sin embargo no pudo realizar su gran sueño que era fundar una emisora de televisión católica.

– ¿Por qué el filme intercala la ficción con los testimonios reales?
– Porque queríamos que fueran los propios protagonistas los que hablaran. Que su palabra fuera la fuerza de la película. Hay declaraciones de expertos y de personas que le conocieron y quedaron impactados por sus palabras y acciones. Entre ellos esta Kazimierz Piechowski, a quién conoció en el campo de concentración.

– En estos tiempos sorprende que se realicen películas de temática religiosa o que recogen la vida de santos. ¿Cómo surgió la idea de realizar ‘Dos coronas’?
– Todo fue por la visita del papa Francisco a Polonia en el año 2016. Visitó Auschwitz y allí entró en la celda de Maximiliano Kolbe, donde se quedó en completo silencio durante seis minutos. Este gesto fue comentado por toda la prensa y empezó a extenderse la pregunta de quién era Kolbe. El director Michal Kondrat decidió que había que responder la curiosidad que suscitaba haciendo una película sobre él. En principio iba a centrarse en lo que le sucedió en Auschwitz, pero cuando fue descubriendo más cosas sobre el personaje, se dio cuenta de que fue un visionario, alguien muy adelantado a su tiempo.

– ¿Cómo fue meterse en la piel del san­­to?
– Conocía a San Maximiliano Kolbe desde que era niño, así que pensé que no seria muy difícil interpretarlo. Cuando empecé a investigar me di cuenta de que era más complicado. Visité el campo de concentración de Auschwitz junto a Kondrat, y también viajé hasta Niepokalanów. Pero el momento más difícil del rodaje llegó con las escenas del búnker de la muerte, cuando Maximiliamo confortaba a otros condenados en un espacio infernal. Sentimos el misterio, que estaba por encima de nosotros. Ahí estaba pasando algo que nos conectaba con Dios. Es la misma sensación que sintió el papa Francisco.

EN PRIMER PLANO

-El título de la película se refiere a un hecho ocurrido a Kolbe, siendo muy niño y que contó a su madre: ‘Mamá, pedí mucho a la Virgen que me dijera lo que sería de mí… Entonces se me apareció la Virgen, teniendo en las manos dos coronas: una blanca y otra roja… La blanca significaba que perseveraría en la pureza y la roja que sería mártir. Ane el asombro de su madre, el niño no lo dudó. Contesté que las aceptaba las dos’.

– Adam Woronowicz, interpretó al beato mártir Jerzy Popiełuszko en ‘La libertad está en nosotros’ (2009, estrenada en España en 2012).

– Karol Wojtyla, siempre agradeció al padre Kolbe su vocación sacerdotal. Años más tarde se convirtió en el papa san Juan Pablo II.

– Una de las publicaciones de Kolbe llegó a tener una tirada de 3 millones de ejemplares. Incluía artículos religiosos, pero también anunciaba los últimos descubrimientos y avances científicos. Una publicación que llegaba a todos los rincones de Polonia, y que los nazis quisieron silenciar, deteniendo a Maximiliano Kolbe y llevándole a Auschwitz.

– Maximiliano Kolbe fundó en Nagasaki otra ciudad-conventual, con otra publicación en japonés, destinada a divulgar su fe en la Inmaculada. El convento sobrevivió a la bomba atómica. En él tiene su gruta de Lourdes, que fue el lugar más cerca de España que el padre Kolbe visitó.