Cocentaina abre el Año Santo por los 500 años del milagro de las 27 lágrimas de la Virgen Este domingo con una eucaristía presidida por el arzobispo de Valencia

CARLOS ALBIACH | 3-05-2019

La imagen de la Virgen del Milagro se venera en el monasterio de las clarisas.

El Año Santo Jubilar concedido por la Santa Sede a la localidad alicantina de Cocentaina, perteneciente a la archidiócesis de Valencia, por el V Centenario del Prodigio de las Lágrimas de la Mare de Déu del Miracle, su patrona, será abierto oficialmente este domingo 5 de mayo con una misa solemne presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares en el monasterio de las clarisas donde se venera la imagen.

La comisión organizadora del Año Santo Jubilar presentó el pasado viernes en rueda de prensa los principales actos, entre los que están previstos peregrinaciones, misas jubilares, exposiciones y la edición de diferentes publicaciones para fomentar y divulgar la devoción a la Virgen y del milagro ocurrido en Cocentaina. En el acto intervinieron los presidentes de la Pía Unión, Reis Pasqual y Cristian Barrachina; y Eduardo Rengel, director espiritual de la entidad y párroco de Santa María.

La misa de apertura presidida por el Arzobispo comenzará a las 19 h. en la capilla de San Antonio, donde la Virgen lloró las 27 lágrimas de sangre, y donde se realizará una oración. Tras ella la eucaristía se desarrollará en la iglesia del Milagro. Tras la misa, que se podrá seguir con pantallas en el exterior del templos, tendrá lugar la tradicional quema de las 27 hogueras, que habitualmente se realiza en fiestas pero que este año por las lluvias no se pudo llevar a cabo, según la comisión.

Además, ha sido programada una exposición ‘500 anys de Mare de Déu’ de artistas locales en honor de la Virgen, que tendrá lugar del 19 de mayo al 7 de junio. Asimismo, durante el año se va a organizar una exposición de arte sacro relacionada con la Virgen.
Está prevista también la visita de la tabla de la Virgen a todas las calles de la localidad, parroquia, conventos, colegios para los meses de noviembre y diciembre.

A partir de la apertura del Año Santo se celebrará misa jubilar cada sábado a las 11.30 h. en el monasterio de la Virgen del Milagro. En este sentido, se va crear una comisión para organizar peregrinaciones y recibir a los peregrinos de fuera. Además se ha habilitado el correo voluntarios@virgendelmilagro.es

Además, están previstos más actos, tanto religiosos, como culturales, así como la publicación de diferentes libros de la devoción a la Virgen del Milagro.

La comisión fue creada hace dos años para promover la devoción a la Mare de Déu del Miracle y la declaración del Año Santo. Está integrada por todas las personas que han ocupado la presidencia de la Pía Unión, entidad fundada hace medio siglo que organiza las fiestas patronales en Cocentaina y cuya Junta se elige cada tres años, así como por su director y su vicedirector espiritual, Eduardo Rengel y Javier Sanchis, párroco de El Salvador.

A su vez se han creado diferentes subcomisiones para organizar todos los detalles como de Infancia y juventud, familia, de propagación del milagro, cultural, de peregrinos.

El Año Santo cuenta con el apoyo del Ayuntamiento y las diferentes asociaciones de la localidad, como hosteleros, comerciantes, entre otras.

Arte barroco
Asimismo el Instituto Valenciano de Conservación (IVACOR), con el respaldo de la Universidad de Alicante y del Ayuntamiento contestano, restaurará el conjunto pictórico creado por el napolitano Paolo di Matteis y que se guarda en el Monasterio de las Clarisas. Junto a este proceso de restauración, la localidad acogerá hacia finales de 2020 un Congreso Internacional sobre Pintura Barroca, organizado por la mencionada Universidad alicantina.

El milagro de las 27 lágrimas de sangre aconteció el 19 de abril de 1520 mientras el sacerdote Mosén Onofre Satorre celebraba la misa en la capilla de san Antonio Abad del Palacio Condal de Cocentaina. Al llegar a las últimas oraciones levantó los ojos y reparó que la imagen de la Mare de Déu tenía un sudor que cubría su rostro. Concluida la misa hizo que le bajasen la imagen y tomándola en sus propias manos vio que eran gotas de sangre y para asegurarse más, con el cuarto dedo de su mano tocó una lágrima bajo el ojo izquierdo.
Cuando el hijo del conde y el mosén le cuentan lo sucedido, el IV conde de Cocentaina, Rodrigo de Corella, no duda en hacer llamar al notario para que este hecho quede documentado en acta notarial, acta que durante todo este Año Santo se muestra en la sala de Embajadores del Palacio Condal. Esta acta ha sido cedida por el Archivo notarial de Alcoi, donde se conserva, puesto que fue redactada por un notaria de esta última localidad, Joan Lluís Alçamora. El acta data del 19 de abril de 1520 y cuenta con todo tipo de detalle cómo ocurrió el milagro.

Imagen de la Virgen
La imagen de la Virgen llegó a Cocentaina en 1450 y fue un regalo del papa Nicolás V a Eiximén Roís de Corella, que había luchado en las guerras de Italia y acababa de ser nombrado conde por el rey aragonés Alfonso el Magnánimo. La depositó, como un preciado tesoro en la capilla del Palacio.

La Mare de Déu está custodiada por la comunidad de franciscanas clarisas, tal y como quiso la IX condesa de Cocentaina, quien no llegó a ver su deseo cumplido pero que dejó en herencia esa gran devoción a la Virgen y su descendencia consiguió fundar el Monasterio de Nuestra Señora del Milagro de Cocentaina en 1654. Se habilitó como habitación para las monjas que vinieron de Granada unas estancias en el mismo palacio condal y posteriormente se construyó la iglesia, ya que la capilla del palacio no podía albergar a toda la gente que venía a rezar a la Virgen.