Dos españoles, entre los veinte nuevos cardenales nombrados por Francisco Monseñor Ricado Blázquez y el agustino recoleto Mons. José Luis Lacunza

REDACCIÓN| 08-1-2015

El Papa ha anunció el pasado día 4 los nombres de los veinte nuevos cardenales que creará en el Consistorio del próximo 14 de febrero. Entre ellos hay dos españoles, monseñor Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), y el agustino recoleto monseñor José Luis Lacunza, obispo de David (Panamá).

Mons. Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española.

Mons. Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española.

Monseñor Blázquez nació en Ávila en 1942 y fue ordenado sacerdote en 1967. Ha sido obispo auxiliar de Santiago y obispo de Palencia, Bilbao y actualmente de Valladolid. A su vez, monseñor Lacunza nació en 1944 en Pamplona. Fue ordenado sacerdote en 1969 y obispo en 1986 y ha sido en dos ocasiones presidente de la Conferencia Episcopal de Panamá. Actualmente diez cardenales españoles forman parte del colegio cardenalicio.

 

Caridad pastoral

La relación de nuevos purpurados incluye a quince cardenales electores menores de 80 años además de cinco arzobispos y obispos eméritos que, según dijo el Papa, “han destacado por su caridad pastoral en el servicio de la Santa Sede y de la Iglesia”.

El agustino recoleto monseñor José Luis Lacunza, obispo de David (Panamá).

El agustino recoleto monseñor José Luis Lacunza, obispo de David (Panamá).

Entre los nuevos cardenales menores de 80 años hay cinco de Europa, tres de Asia, tres de América Latina, dos de África y dos de Oceanía: Mons. Dominique Mamberti, arzobispo de Sagona, prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica; Mons. Manuel José Macário do Nascimento, patriarca de Lisboa (Portugal); Mons. Berhaneyesus Demerew, arzobispo de Addis Abeba (Etiopía); Mons. John Atcherley, arzobispo de Wellington (Nueva Zelanda); Mons. Edoardo Menichelli, arzobispo de Ancona-Osimo (Italia); Mons. Pierre Nguyên Van Nhon, arzobispo de Hà Nôi (Vietnam); Mons. Alberto Suárez, arzobispo de Morelia (México); Mons. Charles Maung Bo, arzobispo de Yangon (Birmania); Mons. Francis Xavier Kriengsak, arzobispo de Bangkok (Tailandia); Mons. Francesco Montenegro, arzobispo de Agrigento (Italia); Mons. Daniel Sturla, arzobispo de Montevideo (Uruguay); Mons. Ricardo Blázquez Pérez, arzobispo de Valladolid (España); Mons. José Luis Lacunza Maestrojuán, obispo de David (Panamá); Mons. Arlindo Gomes Furtado, obispo de Santiago de Cabo Verde; Mons. Soane Patita Paini, obispo de Tonga (Tonga).

Los cinco arzobispos y obispos eméritos que recibirán la púrpura cardenalicia son: Mons. José de Jesús Pimiento, arzobispo emérito de Manizales. (Colombia); Mons. Luigi De Magistris, arzobispo de Nova, Pro-Penitenciario Mayor emérito (Italia); Mons. Karl-Joseph Rauber, arzobispo de Giubalziana, nuncio apostólico (Alemania); Mons. Luis Héctor Villalba, arzobispo emérito de Tucumán (Argentina); Mons. Júlio Duarte Langa, obispo emérito de Xai-Xai (Mozambique).