El Cardenal apela a la responsabilidad de todos ante la “emergencia educativa” Durante la lectura del manifiesto ‘Por una educación en libertad’ firmado por asociaciones, entidades sociales e instituciones educativas valencianas

REDACCIÓN | 8-11-2018
Diversas instituciones y entidades preocupadas y comprometidas por la educación y la enseñanza han hecho esta semana un llamamiento a la opinión pública y una aportación, en forma de manifiesto, a la sociedad sobre la libertad educativa.
El manifiesto, titulado “Por una educación en libertad” fue presentado en la sede de la Universidad CEU Cardenal Herrera y ha sido firmado por el Arzobispado de Valencia, los obispados de Segorbe-Castellón y Orihuela Alicante, la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, la Universidad CEU Cardenal Herrera, Escuelas Católicas Comunitat Valenciana, la Federación de Centros Educativos de Valencia (Feceval), CONCAPA Comunidad Valenciana y los Colegios Diocesanos de las tres diócesis de la Comunidad Valenciana.

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, señaló que el manifiesto se hacía “conscientes de nuestra responsabilidad en la sociedad y para la sociedad, no en contra de nadie”.

El Cardenal destacó que “el tema educativo es una emergencia, no sólo en nuestro país, si no en todos los países”, una realidad que debería estar “entre las preocupaciones de todas las fuerzas sociales y políticas en estos momentos”, y puntualizó que “emergencia no es un término peyorativo, si no de urgencia. En la actualidad no se lleva a cabo una verdadera educación de la persona al servicio del bien común. Lo importante no es si los alumnos se saben más o menos datos sino si saben comportarse como personas humanas libres, conscientes y creadoras de una nueva sociedad, hecha de hombres nuevos con un nuevo estilo de vivir”.
El Arzobispo de Valencia señaló también que el manifiesto “se refiere tanto a la enseñanza de las escuelas católicas, la enseñanza concertada y la privada, como también a la enseñanza pública, porque una enseñanza pública que no ayuda a los alumnos a ser libres desde la verdad y desde una cooperación al bien común no puede llamarse como tal, de ahí la `emergencia educativa´ que sufre nuestra sociedad y la necesidad de buscar una “educación en libertad para formar personas libres, conscientes y creadoras, como servicio a la sociedad y al bien común”.

Por su parte, Vicenta Rodríguez, Secretaria Autonómica de Escuelas Católicas, leyó el manifiesto “Por una educación en libertad”, en el que se reclama “la garantía del derecho de los padres de educar a sus hijos conforme a sus convicciones religiosas y morales, tanto en la escuela de titularidad pública como en la escuela de iniciativa social”. Un derecho que “incluye la garantía de la enseñanza religiosa escolar, que será de oferta obligatoria para los centros y elección voluntaria para los alumnos”.

El manifiesto reclama también la garantía de una “oferta educativa plural”, de “la libertad de creación de centros docentes dentro del respeto de los principios constitucionales”, así como la “obligación de los poderes públicos para promover las condiciones para la libertad de enseñanza” y de “garantizar la igualdad de todos los españoles en el ejercicio del derecho a la educación”.

En el acto participaron junto al cardenal Cañizares, el rector de la Universidad Católica de Valencia, Jose Manuel Pagán; el director Proyección Social y Cultural de la Universidad CEU-UCH, Vicente Navarro Luján; la secretaria autonómica de Escuelas Católica, Vicenta Rodríguez y el presidente de FCAPA, Vicente Morro, así como los delegados de educación de las diócesis de la Comunitat.

Por una educación en libertad
Con motivo de la celebración del LXX Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (10 de diciembre de 1948) y del XL Aniversario de la Constitución Española (6 de diciembre de 1978).
Las Asociaciones, entidades sociales e instituciones educativas abajo firmantes,
CONSIDERANDO:
Primero.- Que toda persona posee unos derechos fundamentales, innatos, universales e inviolables, que no son concedidos por ningún Estado sino que son inherentes a su propia dignidad.

Segundo.- Que la dignidad de la persona humana, los derechos que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social en un Estado democrático y de Derecho que propugna como valores superiores la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político.

Tercero.- Que, entre estos derechos, se encuentra el derecho a la educación, a la libertad de enseñanza y a las libertades de pensamiento, de conciencia y de religión, derechos reconocidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el Convenio Europeo de Derechos Humanos, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, y en la Constitución española, entre otras normas e instrumentos nacionales e internacionales.

Cuarto.- Que todos estos documentos presuponen el papel fundamental de la familia como primer y preferente ámbito educador, contemplan que el objeto de la educación es el pleno desarrollo de la personalidad humana y reconocen y garantizan el derecho que asiste a los padres de educar a sus hijos conforme a sus convicciones. El Estado, la Iglesia y cualquier otra institución pública o privada son colaboradores en esta noble tarea.

Quinto.- Que el Estado tiene competencia exclusiva sobre la regulación de las condiciones básicas que garanticen la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de los derechos y en el cumplimiento de los deberes constitucionales.
Con base en todo lo expuesto RECLAMAMOS:

Primero.- El reconocimiento, real y efectivo y no meramente formal, y la garantía del derecho de los padres de educar a sus hijos conforme a sus convicciones religiosas y morales, tanto en la escuela de titularidad pública como en la escuela de iniciativa social. Este derecho incluye la garantía de la enseñanza religiosa escolar, que será de oferta obligatoria para los centros y elección voluntaria para los alumnos.

Segundo.- El reconocimiento y garantía de una oferta educativa plural, que asegure a los padres la posibilidad de elegir el tipo de educación deseada para sus hijos y la libertad de creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales. Sin la confluencia de estas dos libertades no hay libertad de enseñanza.

Tercero.- El reconocimiento y la garantía de que el ejercicio de las libertades de enseñanza, de creación de centros docentes y de educar a los hijos conforme a las propias convicciones se realizará en igualdad de condiciones, la cual deberá asegurarse a través de los conciertos educativos o mediante otro tipo de ayudas a los centros docentes.

Cuarto.- La obligación de que los poderes públicos promuevan las condiciones para que la libertad de enseñanza y la igualdad en materia educativa sean reales y efectivas, y remuevan los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud.

Quinto.- La obligación de los poderes públicos de garantizar la igualdad de todos los españoles en el ejercicio del derecho a la educación y las libertades de enseñanza cualquiera que sea el tipo de educación y de centro escolar que elijan para sus hijos.
En consecuencia, HACEMOS UN LLAMAMIENTO a las familias, a las asociaciones e instituciones educativas, a los estamentos de la comunidad educativa, a las Administraciones educativas y a la sociedad civil en general, a refexionar y tomar conciencia de estos derechos y libertades fundamentales, a asumir las obligaciones y responsabilidades que de ellos emanan, a participar en la vida pública en el ámbito educativo mediante un diálogo sereno y constructivo, y a unir los esfuerzos de manera coordinada y eficaz en el reconocimiento, promoción y defensa de los mismos.