El cardenal Cañizares preside una misa en la Jornada Mundial por la Vida Consagrada El día 2, en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, de Valencia

cartel-Vida-Consagrada-oktif
L.B. | 28-1-2015
‘Vida consagrada: amigos fuerte de Dios’. Con este lema se celebra el próximo lunes 2 la Jornada Mundial por la Vida Consagrada, que en Valencia se conmemorará con una misa en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, sita en la calle Alboraya, en la que participarán representantes de numerosos institutos de vida consagrada y de las sociedades de vida apostólica de la archidiócesis.

En la celebración, que tendrá lugar a las 18 horas y será presidida por el arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares, los consagrados renovarán sus compromisos religiosos y apostólicos. Durante la misa se bendecirán las candelas, “que simbolizan la luz de Jesucristo, para conmemorar también la fiesta de la presentación del Señor en el templo, en la que se muestra cómo la vida consagrada quiere presentarse ante Jesucristo como la luz de la humanidad”, indica José María Ciller, vicario episcopal para la Vida Consagrada. Este año, la Jornada por la Vida Consagrada se celebra en la parroquia de los Carmelitas Descalzos “en referencia al año de Santa Teresa que estamos conmemorando”, añade Ciller.

Año de la Vida Consagrada
La Iglesia celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, cada 2 de febrero, festividad de la Presentación del Señor en el Templo, desde que fue instaurada por san Juan Pablo II en 1997. Este año tiene una significación especial al situarse en el marco del Año de la Vida Consagrada convocado por el papa Francisco y coincidir, además, con el Año Jubilar Teresiano.

A los objetivos habituales de esta jornada -alabar y dar gracias a Dios por el don de la vida consagrada y promover su conocimiento- se suman en esta ocasión los específicos del Año de la Vida Consagrada, en el que el papa Francisco invita a los consagrados a “mirar al pasado con gratitud”, “vivir el presente con pasión”, y “abrazar el futuro con esperanza”.

Además, el Papa recuerda a todos los consagrados la vocación que tienen “de vivir la amistad auténtica con el Señor que os ha llamado, en una relación de profunda intimidad con él, en la comunión eclesial y al servicio del mundo”.

En la actualidad, la archidiócesis de Valencia cuenta con cerca de 5.000 consagrados, que forman parte de 150 institutos de vida consagrada, con un total de 413 comunidades, además de miembros de institutos seculares y de sociedades de vida apostólica.