El Cardenal llama desde Alzira a ser “fuertes en la fe y animosos en la esperanza” Completa la visita pastoral a la Ribera junto a los obispos auxiliares a pesar de las lluvias torrenciales

REDACCIÓN | 22-11-2018

Los fieles llenaron la parroquia de Santa Catalina en Alzira durante la misa conclusiva de la visita pastoral. (FOTO: J.PEIRÓ)

Con una misa la parroquia de Santa Catalina de Alzira concluyó la visita pastoral que durante las últimas tres semanas ha realizado el cardenal Antonio Cañizares y sus obispos auxiliares al arciprestazgo ‘Santos Bernardo, María y Gracia’, en la comarca de la Ribera.

En su homilía, el arzobispo de Valencia ante los representantes de todas las parroquias del arciprestazgo, aseguró que “no hay motivos para la desesperanza” a pesar de los “tiempos difíciles” y les alentó a ser “cristianos fuertes en la fe y animosos en la esperanza”, para mantener una “fidelidad a Dios, acrisolada en la prueba”

El Cardenal insistió en la necesidad de la “perseverancia en la fe” en estos momentos y apeló a los fieles del arciprestazgo y de toda la diócesis a “no quedarnos cruzados de brazos en una tranquilidad placentera”, ni a “ceder a la tentación de contentarse con una vida mediocre”. Por el contrario, instó a pedir a Dios “sabiduría y fortaleza”, para “nos ayude a ser mejores cristianos, a enseñar la fe en las familias y a testimoniarla con alegría, y a seguir también las enseñanzas del Papa Francisco sobre la familia, tan enriquecedoras”.

De igual modo, llamó a todos a reforzar “nuestra pertenencia a la iglesia diocesana y a avivar el sentido de diócesis, fortalecer la comunión eclesial e impulsar una renovada pastoral para hacer cristianos”.

Agradecimiento
Por su parte, en representación de las comunidades parroquiales del arciprestazgo, dos feligreses agradecieron al Arzobispo y sus obispos auxiliares la visita pastoral y el esfuerzo por haberla llevado “a pesar de las fuertes lluvias” que afectan a la comarca en los últimos días.

Igualmente, al término de la eucaristía, el arcipreste, Juan José López, expresó en nombre de los sacerdotes del arciprestazgo su gratitud al arzobispo y los obispos por “todo el esfuerzo realizado, en estas condiciones climatológicas, compartiendo su tiempo con nosotros, conociendo nuestras preocupaciones, animándonos, escuchándonos, rezando por nosotros”.

Todo ello “nos ha servido mucho a los sacerdotes”. La visita pastoral “nos anima a afrontar la nueva evangelización en estos años futuros con nuevos retos, instrumentos, una nueva mentalidad y una nueva fraternidad a ser creativos, no tener miedo a mostrar su fe y a dar testimonio cristiano con ilusión y valentía”. “Ahora empieza la verdadera tarea para poner todo ello en práctica, dando testimonio desde la caridad y con la alegría del evangelio de todo lo que hemos vivido y celebrado”, añadió.

Durante las tres semanas de la visita pastoral, el Cardenal y los obispos auxiliares, monseñores Javier Salinas, Arturo Ros y Esteban Escudero, han recorrido las localidades integradas en este arciprestazgo, conformado por un total de 27 parroquias en las poblaciones de Alberic, Alcàntera de Xúquer, Alzira, Antella, Beneixida, Carcaixent, Càrcer, Benimuslem, Cotes, La Garrofera de Alzira, Gavarda, Masalavés, La Pobla Llarga, Sellent, Sumacàrcer, Tous y Villanueva de Castellón.

En este tiempo, se han celebrado diversos encuentros con los párrocos así como con los distintos grupos de las comunidades parroquiales. De igual manera, los colegios también han sido uno de los lugares que han visitado así como a las personas enfermas, residencias de mayores, familias y grupos de jóvenes y niños.

Búsqueda

Portada de la edición impresa