La Capilla del Santo Cáliz estrena iluminación, con un ahorro de consumo eléctrico y de emisiones de CO2 El Cardenal resalta en su inauguración la importancia de la luz como sinónimo de vida

BELÉN NAVA | 14-09-2017
La capilla del Santo Cáliz de la catedral de Valencia estrena iluminación tras haber concluido el amplio proceso de renovación de esta sala de estilo gótico cons­truida en el siglo XIV.

La nueva iluminación, sufragada por la compañía Iberdrola a través de su Fundación, permite reducir el consumo eléctrico en más de un 60% y un ahorro en emisiones de CO2 cercano a las 2,5 toneladas al año.

El visitante podrá admirar con renovados ojos la capilla que guarda en su interior el Santo Grial puesto que la nueva instalación permite una iluminación parcial de la sala. De igual modo, se ha instalado un sistema de control con pantalla táctil que permite programar la iluminación del retablo por escenas o por zonas dentro de la propia capilla.

En total, se han instalado 38 proyectores y 28 metros de tiras tecnológicas LED, mucho más eficiente y sostenible, por lo que se ha mejorado la iluminación general de la capilla. De igual modo, se han añadido dos focos específicos para la zona de lectura y se han sustituido los fluorescentes de la hornacina del Santo Cáliz. Así, se combina iluminación en blanco frío y en blanco cálido para resaltar elementos concretos.

En el proyecto se ha realizado un diseño ornamental centrado en una serie de elementos como la bóveda de crucería, el frontal del retablo de alabastro, la hornacina, el contraste desde el retablo, la iluminación de la zona del altar y la iluminación general de la capilla en su conjunto.

El cáliz que nos ilumina
De esta manera, se concluye el convenio que en el año 2016 firmaron Iberdrola y el Cabildo, continuando el proyecto general de iluminación de la Seo.

La inauguración de esta nueva iluminación tuvo lugar el pasado jueves 7 con la participación del arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares; el presidente de Les Corts Valencianes, Enric Morera; el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler; y el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán.

En palabras del Cardenal, esta nueva iluminación “hace brillar el objeto que nos ilumina a todos, el Santo Cáliz de la Última Cena, que es sangre derramada para el amor, la reconciliación y para la unidad, tan necesaria hoy”.
“Nos congratula la inauguración de esta nueva iluminación, no sólo por el aspecto técnico, sino también por ese signo de luz que es el Cáliz que Jesús tomó en sus santas y venerables manos”, expresó el Arzobispo en el acto de encendido de la nueva iluminación.

Esta nueva instalación “es fuente de luz, y la luz es día, vida, realidad que puede entrar dentro del corazón y llenarlo de gozo. Es también visión y contemplación de la realidad, genera admiración y asombro, alegría, esperanza, confianza y libertad. La luz es pasión y hermosura. Es vida palpitante en amor, sinceridad y transparencia, revelación y manifestación divina. Dios es luz, Cristo es la luz del mundo y sus discípulos, su transparencia”, dijo el Cardenal.

Además, “con esta luz contemplamos el Santo Cáliz de la Última Cena en esta Capilla que hoy se ilumina para la reconciliación de todos. La luz sugiere la verdad, alimento del espíritu, y no se concibe sin que brille o sin calor. No hay verdad sin vida y sin amor”.

Por su lado, el deán de la Catedral, Emilio Aliaga, destacó que el templo “conserva desde el siglo XV el Santo Grial y son muchos los visitantes que vienen marcados por la búsqueda de esta reliquia. Este Aula Capitular es un lugar bendito que guarda también vivencias e historias que reflejan la evolución y el progreso de la cristiandad”.

Igualmente, el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, apuntó que la compañía, “con actuaciones como ésta, demuestra su compromiso con Valencia, donde quiere seguir colaborando en la conservación del patrimonio cultural” y recordó que el Santo Cáliz es “uno de los elementos más atractivos del patrimonio valenciano”.
Al res­pecto, hizo hincapié en que ese interés por la reliquia lo demuestran “los más de 300.000 visitantes que la capilla recibirá este año, según las previsiones del Cabildo catedralicio”.