La luz de la enfermedad ilumina la Seo El Cardenal, en la fiesta de la Virgen de Lourdes, recuerda el “valor altísimo” de los enfermos para la Iglesia

S.MARTOS | 15-02-2019

La Catedral, llena de fieles, durante la “procesión de las antorchas” con la imagen de Nuestra Señora de Lourdes. (FOTO: A.SÁIZ)

El lunes, en la Jornada Mundial del Enfermo, cientos de personas enfermas y discapacitadas llenaron de luz la Catedral de Valencia durante la tradicional ‘Misa de los Enfermos’ y la “procesión de las antorchas”. Cientos de cirios encendidos que acompañaron a la imagen iluminada de Nuestra Señora, para representar la luz de la esperanza, la luz de la fe, la luz de Lourdes, que puede prevalecer frente a la enfermedad y el sufrimiento.

La eucaristía fue presidida por el cardenal arzobispo, Antonio Cañizares. Durante su homilía, el Arzobispo prendió la primera llama, con un llamamiento urgente: “es hora de hacernos solidarios con los que sufren”. Ante la imagen de la Virgen de Lourdes, pidió “ser como ella y hacer la voluntad de Dios, que siempre es la caridad” para “compartir el dolor con los que sufren, de modo que nadie sea excluido”, porque “en el enfermo hay una presencia especial de Dios, que impone una predilección especial por ellos a la Iglesia”
Asimismo, animó a “no dudar del amor de Dios”, a “no caer en la tentación de considerar el dolor como una experiencia negativa” y a “encontrar el significado del sufrimiento”. El Cardenal insistió en no presentar la enfermedad como un fracaso, sino como una ocasión de “dar testimonio de fe y de amor”. A los cientos de enfermos les aseguró: “vuestra misión tiene un valor altísimo para la Iglesia y la sociedad, porque sois los que lleváis la Iglesia”. También afirmó que el sufrimiento de los enfermos “contribuye a la salvación de todo el género humano”.

Antes de la celebración, la Hospitalidad Valenciana de Lourdes impuso sus medallas a los voluntarios que han acompañado a los enfermos en las peregrinaciones organizadas a Lourdes.

Finalizada la Eucaristía, comenzó la procesión con la imagen de Nuestra Señora de Lourdes, con los enfermos en silla de ruedas al frente de la comitiva. Mientras la imagen procesionaba por el pasillo central del templo y detrás de la girola de la Catedral, todos los asistentes cantaron el ‘Ave María’ de Lourdes mientras portaban cirios encendidos, emulando la procesión que se celebra en el santuario mariano.
La tradicional eucaristía fue organizada, un año más, por la delegación diocesana de Pastoral de Enfermos y Mayores y por la Hospitalidad Valenciana de Nuestra Señora de Lourdes. En esta ocasión, la eucaristía fue concelebrada por Luis Sánchez, delegado episcopal, y por Arturo Ros, obispo auxiliar.

Enfermos y discapacitados de toda la diócesis participaron en la ‘Misa de las Antorchas’. Cada uno aportó la luz de su fe, a ejemplo de la Virgen de Lourdes: una luz que es capaz de brillar en la enfermedad.

Lea más testimonios y la crónica de XVI Encuentro Diocesano de Pastoral de los Enfermos en la edición impresa de PARAULA