MAIDES: 10 años al lado de las personas con trastornos mentales graves a los que nadie entiende Celebra el aniversario este jueves

EVA ALCAYDE | 18-10-2018
Hacer la compra, gestionar los gastos de casa, realizar trámites bancarios, ir a un especialista médico… son acciones cotidianas que solemos hacer con frecuencia. Sin embargo hay personas a las que les cuesta enfrentarse a ellas y necesitan ayuda para realizarlas. No es por un impedimento físico, sino porque tienen una enfermedad mental, que casi nadie entiende.

Históricamente, las personas con trastornos mentales eran ingresadas en hospitales psiquiátricos, en muchos casos, de por vida. Pero el desarrollo de los fármacos antipsicóticos y la reforma psiquiátrica a nivel mundial demostraron que estos enfermos deben vivir integrados socialmente y estar atendidos en recursos comunitarios.

En España, la oferta de este tipo de viviendas comunitarias es escasa, por eso MAIDES dedica todos su esfuerzos y recursos para integrar socialmente a las personas con enfermedades mentales. Y lleva ya 10 años haciéndolo.

La Fundación ‘Mare de Déu dels Innocents i Desamparats’, más conocida entre los valencianos como MAIDES, trabaja cada día para ayudar a las personas que sufren un trastorno mental grave, y que muchas veces padecen, además, el rechazo social, por la estigmatización y el miedo que provocan los síntomas.

Su labor fundamental es que estos enfermos se sientan personas que forman parte de la sociedad. Y para ello nada mejor que darles voz y autonomía y que ellos mismos se sientan protagonistas de su propia recuperación.

Para ello MAIDES ha desarrollado en sus 10 años historia tres programas que se van enlazando: El Programa de las Vilas, en el que conviven los enfermos durante los 365 días del año, el Programa de Acompañamiento Domiciliario (PAD), para un seguimiento personalizado y el Programa de Atención y Sensibilización Comunitaria (PAC), para aquellas personas que viven en sus propios domicilios pero se encuentran en soledad.

Décimo aniversario
La Fundación Maides nació en mayo de 2008 para recoger el testigo de la Archicofradía de la Virgen de los Desamparados, que comenzó a cuidar a las personas que padecían un trastorno mental hace más de 600 años.

Su patronato está formado por miembros de la Archicofradía de la Virgen, Cáritas Diocesana de Valencia, la Hermandad de Seguidores de la Virgen de los Desamparados y su Corte de Honor.

El próximo martes, día 30, a las 18:30 horas, está previsto que el Arzobispo de Valencia presida una misa por el décimo aniversario en la Basílica de la Virgen.

PROGRAMA DE LAS VILAS
El Programa de las Vilas cuenta con dos viviendas tuteladas, con 7 plazas cada una, asistidas las 24 horas del día los 365 días del año. Son Vilafarell para mujeres y Vilablanca para hombres. En ellas se desarrolla un programa integral de rehabilitación psico-social. En estas viviendas se busca sobre todo que los usuarios lleven una vida lo más normal posible en comunidad. Su día a día está estructurado en un horario fijo y el objetivo es que adquieran hábitos, nuevas habilidades y una mayor autonomía personal y social.

PROGRAMA DE ACOMPAÑAMIENTO DOMICILIARIO

Tras las vilas, a los participantes que alcanzan el alta terapéutica Maides les ofrece el Programa de Acompañamiento Domiciliario (PAD). Se trata de viviendas gestionadas por los propios enfermos, donde viven 2 ó 3 personas de forma autónoma y con sus propios recursos. En este programa, los usuarios reciben atención individualizada para evitar las crisis y posibles recaídas. Comprende tres tipos de intervenciones:
● Unidades de Convivencia: Viviendas particulares supervisadas.
● Vivienda Promoción de Autonomía Siquem: Vivienda puente entre las viviendas tuteladas y las unidades de convivencia.
● Acompañamiento de baja intensidad: Para aquellas personas que salieron del Programa de Salud Mental.

PROGRAMA DE ATENCIÓN Y SENSIBILIZACIÓN COMUNITARIA
Este programa tiene como objetivo crear una red social de apoyo que acompañe a personas con enfermedad mental grave y exclusión social que viven en sus domicilios particulares, para evitar, así, la institucionalización.

En coordinación con otros recursos socio-sanitarios, este programa realiza un acompañamiento terapéutico en los domicilios particulares o en lugares de ocio comunitarios y lleva a cabo actividades y talleres con otros programas de Maides. También trata de sensibilizar a la sociedad sobre la realidad de la enfermedad mental y sus estigmas.

Lea el reportaje íntegro en la edición impresa de PARAULA