Ninots que regalan lo mejor del mundo PREMIOS PARAULA AL MEJOR NINOT CON VALORES

Este año los premios Paraula a los ninots con valores han recaído en las fallas Exposición y Lo Rat Penat. Como novedad, a estos dos ninots seleccionados se le ha añadido un tercero, el de la falla Duque de Gaeta – Pobla de Farnals que se ha alzado ganador en el Premio Especial PARAULA ‘Mare de Déu’.

BELÉN NAVA | 13-03-2019

Representantes de la falla Duque de Gaeta-Pobla de Farnals. (FOTO: A.SÁIZ)

El premio PARAULA 2019 a los mejores ninot con valores llega ya a su novena edición. Una edición marcada por novedades pero también por la unanimidad de los sentimientos que transmiten: alegría, amor y ternura, lo mejor del ser humano. Y así se lo hizo saber el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares a los integrantes de las distintas comisiones falleras, a sus familiares y a los artistas falleros que no quisieron faltar a esta cita de entrega de los premios en el Palacio Arzobispal.

El jurado designado por PARAULA para los premios 2019 a los ninots “que mejor fomenten los valores humanos, familiares y las tradiciones valencianas así como la exaltac

El ninot ganador fue el de la falla Exposición, cuya falla lleva por lema ‘Nací en el Mediterráneo’ del artista David Sánchez Llongo. Su Fallera Mayor 2019 es Teresa Aguirre junto a su presidente Manolo Más. Sus representantes infantiles son Carolina Navarro y Paquito Huerta. (FOTO: A.SÁIZ)

ión de sus tradiciones religiosas”, acordó conceder el premio a la falla Exposición. En el año en el que esta comisión cumple cien años, el ninot, obra del artista David Sánchez Llongo, logró cautivar al jurado compuesto por Geles Sempere, Vicente Gay, Luis Agudo y el sacerdote Álvaro Almenar.

Con el lema ‘Nací en el Mediterráneo’ el jovencísimo artista fallero ha creado una tierna imagen en la que podemos ver a un abuelo con un burro que, junto a sus dos nietos, vuelven tras una jornada de pesca de anguilas en la Albufera. Sobre el animal vemos a la niña, agotada, a la que su abuelo cubre tiernamente con una manta. Mientras que el niño carga con los útiles de pesca, una caña más alta que él y una nasa llena. Al fondo, está la Albufera, insignia de nuestra tierra con sus típicas barracas y sus embarcaciones.

Un ‘coll verd’ asoma entre la vegetación reclamando la atención, mientras la mula se abre camino para llegar cuanto antes a casa.

La relación de los abuelos con los nietos siempre es especial. De ellos hemos aprendido a disfrutar la vida con los conocimientos que su sabiduría nos da pero que no aparece en ningún libro de texto. Ellos son transmisores de tradiciones, de costumbres y de usos que, sin ellos, terminarán perdiéndose en el olvido. Los abuelos son esencia y transmisores de valores. De su entrega sin fin y de su inmensa bondad somos espectadores en esta emotiva escena.
Por su parte, el premio al mejor ninot infantil ha sido concedido a la comisión Lo Rat Penat. La artista Tedi Chichanova, búlgara afincada en Valencia que realizó el grado superior de Artista Fallero, es la creadora de esta bonita estampa.

El premio al mejor ninot infantil fue concedido a la falla Lo Rat Penat cuyo lema es ‘Un ram de flors’ y la artista es Tedi Chichanova. La Fallera Mayor Infantil es Lara Doménech y la Mayor Mónica Ros Estela. El presidente de la comisión es Adrián Pérez Roses. (FOTO: A.SÁIZ)

En todo momento importante en la vida de una persona se encuentran presente las flores. En el ramo de la novia en su boda; en el ramo que le entrega una hija/o a su madre en el día de la madre; también en el ramo que le regala un enamorado a su pareja el día de San Valentín; en la batalla de flores (en sus inicios se lanzaban ramilletes de flores) o en el ramo del día de tu cumpleaños.

Y, por supuesto, como no, el ramo más importante para una fallera: el del día de la ofrenda a la Mare de Déu. Ese es el momento en el que, a los pies de la ‘Maredeueta’, se da gracias a la Virgen por permitir estar ahí un año más. Es, además, el momento en el que se recuerda a todos los que ya no están con nosotros y que, año tras año, nos acompañaban en ese momento tan especial para cualquier fallero.

De igual manera se le agradece que nos escuche y que nos proteja bajo su manto. Todo ello bajo la atenta mirada de los vestidores que, incansables, soportan horas y horas en la plaza para poder confeccionar con mimo y sumo cuidado ese manto espectacular que dará colorido y sentido al hecho de acudir cada año a visitar a la Virgen.

Flores llenas de amor
Los premios fueron entregado por el cardenal Cañizares que agradeció a las tres comisiones su asistencia así como su amor a la fiesta fallera y a la ‘Mare de tots els valencians’. El Arzobispo quiso destacar “el amor y la ternura” del que se impregna el ramo de flores que se le lleva a la Mare de Déu. “Porque ese ramo de flores sois vosotras mismas, las falleras que expresáis con vuestro corazón el amor a la Virgen”, añadió.

“Ese mismo amor se representa con ese valenciano en Venecia -dijo en referencia a uno de los ninots premiados- que tiene nostalgia de su tierra y que considera que lo más grande y lo más bello es la Mare de Déu” porque “sois la expresión de ese amor a Valencia representada en esa Mare de Déu del Desamparats, que siempre os ampara y que tenéis que llevar allá donde estéis”.

Don Antonio también quiso destacar la figura de los abuelos por que “amor, entrega y generosidad” que transmiten a los nietos. Por último les deseó “lo mejor” a las comisiones falleras y a la tierra valenciana, no sin antes alzar la voz para exclamar un: “Vixca la Mare de Déu!”

 

Premio Especial ‘Mare de Déu’
‘Falla vella, fa bon foc’ es el lema de la falla grande que presenta el artista Vicente Llácer para la Falla Duque de Gaeta-Pobla de Farnals con un diseño obra de Josete Santaeulalia. La escena representa a un valenciano emigrante que está establecido en la ciudad de Venecia desde hace cuatro décadas. Se trata de un artesano que se gana la vida como vendedor de máscaras y objetos tradicionales.

La pasión por su profesión no le impide recordar aquellos tiempos de gratas experiencias en su tierra natal. Como valenciano amante de sus tradiciones, la nostalgia se apodera de su ser y aprovecha cualquier rato libre para, con sus manos artesanas, reproducir en preciosas miniaturas aquellos aspectos de nuestra historia que le calaron hondo y los lleva en el corazón. Entre ellos, la pasión por nuestra Virgen de los Desamparados a la que ama profundamente y homenajea desde su propio interior para agradecerle cuanto ha hecho por él. La escena nos muestra como el emigrante, con su nieto al brazo, se encuentra finalizando esa reproducción de la salida de la Basílica de la ‘Mareta’ para acompañar a los valencianos en la procesión. Uno de los actos más significativos para él y que, por tanto, con más nostalgia y cariño recuerda. Un sentimiento reproducido a pequeña escala y que, sin embargo, es tan grande como el amor que le tenemos a la Patrona de todos los valencianos.