Parejas jóvenes con hijos y mujeres solas con niños, los más atendidos en Cáritas Diocesana Inicia un plan estratégico para los próximos 5 años en los que primará las iniciativas de economía social

EVA ALCAYDE | 14-06-2018
A pesar de que los indicadores macroeconómicos muestran una leve recuperación, esta mejoría no se aprecia en el día a día de los valencianos. Así lo ha constatado Cáritas Diocesana de Valencia, que esta semana ha presentado su memoria anual.
Para su director Ignacio Grande, pese a esta ligera mejora “la desigualdad no se ha corregido y manifiesta una fractura importante de la cohesión social, que nos afecta a todos, especialmente, a las personas más empobrecidas”.

Cáritas subraya en su informe que las tasas de pobreza en la Comunitat siguen siendo más altas que en el resto del Estado. Sin embargo se ha producido un descenso en el número de personas que atiende la entidad.

Según los datos de su memoria anual, un total de 53. 175 personas se beneficiaron en 2017 de las acciones de Cáritas, lo que supone un 11 por ciento menos que en 2016.

Esta reducción, que se viene apreciando desde los últimos cinco años, se debe a la “cronificación de las situaciones de pobreza” que afectan a las personas atendidas por la entidad, que las hace “quedar atrapadas en realidades de exclusión de las que cada vez es más complicado salir”, por lo que las mismas familias son atendidas año tras año.

Más españoles y mujeres
En cuanto al perfil de las personas beneficiarias, las que más demandan el apoyo de Cáritas son parejas jóvenes y mujeres solas con hijos y personas migrantes en situación de irregularidad administrativa.

Al igual que en años anteriores, se mantiene la mayor presencia de personas de origen español (52 %) y mujeres (72 %) entre quienes solicitan ayuda a Cáritas.

Otro dato que a Cáritas Diocesana le gusta resaltar de su memoria institucional el número de voluntarios que trabajan en la entidad, que en 2017 fueron 6016, la mayor parte de ellas (51 %) en edad laboral.

En referencia a la crisis, el director de Cáritas asegura que “el terremoto ha pasado, pero las personas a las que acompañamos siguen debajo de los escombros”, por lo que “tenemos que ayudarlos y sobre todo contribuir a crear un modelo económico que no vuelva a arrastrar a tantas personas en caso de hundirse de nuevo el edificio”.

Con el lema de la campaña institucional de Cáritas de este año ‘Tu compromiso mejora el mundo’, la entidad ha animado a toda la sociedad a involucrarse en un cambio del modelo socio económico “que garantice el ejercicio de los derechos para todas las personas” y reclamando que sean las Administraciones las garantes de dichos derechos.

Este 2018 Cáritas pone en marcha un nuevo plan estratégico, para los próximos cinco años, en los que intensificará las ayudas a familias en situación de vulnerabilidad, apostará por la economía social seguirá denunciando las causas que generan la desigualdad y la pobreza y mejorará los procesos y la transparencia de la entidad.