Una Iglesia viva que llama a los cristianos a mostrar su auténtica riqueza El II Encuentro Diocesano de Laicos difundió la realidad de la diócesis en stands y ponencias así como también en redes sociales

B.N. | 13-06-2019

La zona de stands (areópago) se instaló junto al Palacio Arzobispal, representando las distintas realidades que conforman la diócesis. (FOTO: V.GUTIÉRREZ)

Mostrar la realidad de servicio de la Iglesia Valencia fue el objetivo del II Encuentro Diocesano de Laicos que el pasado sábado se celebró en el corazón de la vida cristiana de la ciudad de Valencia, frente al Palacio Arzobispal y a escasos metros de la Catedral y la Basílica de la Mare de Déu.

Ante el palacio se instalaron las carpas en las que los distintos movimientos que integran el Foro de Laicos como Ins­titución Teresiana, Obra de San Juan de Ávila, Mujeres Trabajadoras Cristianas, Spei Mater, Pastoral Penitenciaria, Fundación Arzobispo Miguel Roca Proyecto Hombre Valencia o @arropa, entre otras, que además, trasladó hasta el ‘areópago’ algunas de las prendas y complementos de ropa que venden en sus tiendas, mostró su labor.

El encuentro quedó inaugurado con unas palabras pronunciadas por el obispo auxiliar, monseñor Arturo Ros, quien también dirigió una oración a la que se unieron los participantes del encuentro.
Poco después se les podía ver dirigirise hacia la Vicaría de Evangelización o el Salón Gótico del Palacio Arzobispal donde se realizaron las conferencias en las que se mostraron las realidades con las que trabajan las distintas pastorales presentes en nuestra diócesis.

Vigilia de Pentecostés
El encuentro, organizado por el Consejo Diocesano de Laicos, concluyó con la vigilia celebrada en la Catedral en la víspera de la solemnidad de Pentecostés, en la que también se conmemoró el Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar.
En ella tuvieron también una participación destacada los laicos, que intervinieron activamente en la procesión de entrada, las preces y los cantos.

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, invitó, especialmente a los sacerdotes, durante la vigilia a hacer un “llamamiento vigoroso a los cristianos laicos para que se incorporen al apostolado activo en la Iglesia”.
En primer lugar, se refirió el Cardenal “a un apostolado individual, constante, en el ámbito familiar, en el trabajo, en las relaciones sociales y tantos otros campos que entrañan la urdimbre de la vida cotidiana” y en el que -según expresó- “nadie debemos sentirnos exentos”. Pero, además, el Arzobispo aludió a la necesidad de promover el apostolado social, porque “es fermento y acicate para la revitalización de las parroquias”.

“Hoy, en todas las partes se escucha un clamor a la Evangelización; evangelizar hoy es algo que no podemos dejar para mañana; a todos los cristianos nos urge y apremia, de una manera muy particular; en manos de los laicos está principalmente la obra de la nueva evangelización”, según el Cardenal que aseguró que “los laicos están particularmente llamados a llevar la renovación de nuestro mundo, de nuestra humanidad”.
Precisamente, “en eso consiste verdaderamente la obra de la evangelización, obra del Espíritu Santo”. Al igual que en los primeros tiempos, “ahora estáis llamados a propagar la fe en Cristo por todas las partes”.

En las redes

Las redes sociales estuvieron muy activas. Con el hashtag #EncuentroLaicosVLC desde primera hora de la tarde, tanto en Twitter como en Facebook se tuvo cumplida cuenta de lo que sucedía tanto en el areópago como en las conferencias y talleres que se realizaron.

Lea el reportaje íntegro en la edición impresa de PARAULA