Valencia, elegida sede del próximo encuentro europeo de Taizé Se celebrará en la Nochevieja de 2015 y reunirá a decenas de miles de jóvenes

REDACCIÓN| 31-12-2014

La ciudad de Valencia ha sido elegida por la comunidad ecuménica de Taizé como sede de su próximo encuentro internacional de jóvenes que tendrá lugar en la Nochevieja del año 2015, según ha anunciado esta noche desde Praga, donde tiene lugar el actual encuentro el hermano Alois, máximo responsable de la comunidad.

Será la primera vez que la ciudad de Valencia organice este evento, que reúne a más de 30.000 jóvenes de toda Europa.

Hasta ahora, el encuentro se ha celebrado en tres ocasiones en España y las tres en Barcelona en los años 1979, 1985 y 2000. También se ha celebrado en cuatro ocasiones en Roma ; en tres en París, en dos en Londres, Praga, Budpest y Milán, y en una ocasión en Colonia, Wroclaw, Viena, Munich, Sttutgart, Varsovia, Hamburgo, Lisboa, Zagreb,. Ginebra, Bruselas, Poznan, Rotterdam, Berlín, y Estrasburgo.

En el actual encuentro en Praga, que concluirá mañana, viernes, participan 30 jóvenes de Europa, entre ellos 267 valencianos que integran la peregrinación más numerosa de España, según las mismas fuentes.

La comunidad ecuménica de Taizé reúne, en la actualidad, en la citada localidad francesa a unos cien integrantes, católicos y de diversos orígenes protestantes, procedentes de más de treinta naciones. “Es un signo concreto de reconciliación entre cristianos divididos y pueblos separados”, según las mismas fuentes, que han precisado que sus miembros viven de su propio trabajo, no aceptan ningún donativo, tampoco aceptan para sí mismos sus propias herencias, sino que la comunidad hace donación de ellas a los más pobres”, según han indicado fuentes de la propia comunidad ecuménica.

Algunos de sus integrantes viven en pequeñas fraternidades en lugares desfavorecidos del mundo de Asia, Africa o América Latina, “para ser allí testigos de paz, y para estar al lado de los que sufren compartiendo sus condiciones de vida y esforzándose en ser una presencia de amor al lado de los más pobres, de los niños de la calle, de los prisioneros, de los moribundos, de aquellos que han sido heridos hasta en lo más profundo por causa de rupturas de afecto o por abandono”, han precisado.

Card. Cañizares: “Gran alegría para Valencia”

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha expresado la “gran alegría e ilusión de toda la archidiócesis de Valencia” por la designación anunciada esta noche desde Praga, de la capital valenciana para acoger el próximo encuentro internacional de Taizé. El purpurado ha asegurado que “va a ser un encuentro donde los jóvenes reciban, una vez más, la gran riqueza y el gran don que tiene la Iglesia, que no es otro que Jesucristo”.

Tras conocer la designación de Valencia anunciada desde Praga, el cardenal Cañizares ha indicado que estos encuentros son instrumentos “para que los jóvenes sean testigos de Jesucristo que es la salvación, la esperanza, la paz, la misericordia y el amor de Dios por los hombres, y donde encontramos el camino de la verdadera vida”.

Al recibir la noticia, el cardenal Antonio Cañizares ha expresado también su “profunda gratitud” a la comunidad ecuménica de Taizé y ha animado a los jóvenes a participar de forma multitudinaria. “Va a ser un encuentro de Iglesia, un encuentro de unidad y de oración por la unidad de todos los cristianos y va a ser un encuentro también que suponga un revulsivo dentro de nuestra Iglesia valenciana para vivir muy de cerca lo que desde Taizé nos llega a todos”.

El purpurado ha mostrado la disponibilidad de toda la archidiócesis de Valencia para acoger el encuentro internacional de Taizé como expresión de que “somos una Iglesia que cree en Jesucristo, una Iglesia unida, una Iglesia que cumple el deseo del Señor que todos seamos uno para que el mundo crea, porque en creer es donde está realmente la esperanza”.

Finalmente, ha alentado a los jóvenes a participar en el encuentro y compartir su experiencia de fe. “No sabemos lo que tenemos con la fe, creer en Jesucristo es la garantía verdadera no sólo de la pervivencia del hombre, sino de una vida eterna, de una felicidad sin límites en Dios, Cristo con nosotros”, ha añadido.