21 decapitados en Libia por el Estado Islámico por el hecho de ser cristianos

Redacción | 18-02-2015
Una filial del autodenominado Estado Islámico (ISIS) ha difundido este domingo el vídeo con la decapitación de los 21 egipcios de la minoría cristiana copta secuestrados entre los meses de diciembre y enero en la ciudad de Sirte, en el oeste de Libia.
“Fueron asesinados por el solo hecho de ser cristianos”, ha denunciado esta semana el papa Francisco, quien además ofreció por ellos la misa del pasado martes en la Casa Santa Marta y pidió a Dios que “los acoja como mártires”.

Por su parte, el gobierno de Egipto declaró siete días de luto nacional, mientras en varias diócesis los cristianos realizan ayunos y vigilias de oración por los fallecidos. Asimismo, el presidente Abdel Fattah al-Sisi aprobó la construcción de una iglesia en la ciudad de Minya, región de donde provienen la mayoría de las víctimas.

A su vez, el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, advirtió que el avance del califato de Libia exige “intervenir pronto, pero cualquier intervención de tipo armado” debe ser “bajo el paraguas de la ONU”.

El purpurado se manifestó así en el marco de la ceremonia en el Palacio Borromeo donde se celebró el aniversario de los Pactos Lateranenses. El número dos de la Santa Sede dijo, además, que el avance del ISIS, en Libia –cuyas costas están a 370 kilómetros de Italia–, son “una amenaza, una situación grave”, que exige “una respuesta unánime de la comunidad internacional”.

“Es necesario intervenir pronto, pero cualquier intervención de tipo armado debe ser siempre realizado según las normas de las leyes internacionales, por tanto bajo el paraguas de la ONU”, indicó.

Desde que el 5 de julio de 2014 el líder fundamentalista islámico Abu Bakr al-Baghdadi proclamara un califato en Irak y Siria, Roma ha sido amenazada por el grupo yihadista, cuya crueldad y barbarie animó a otros grupos extremistas a unirse, como fue el caso de Ansar al-Sharia en Libia.

La última amenaza lanzada contra Roma –considerada por los extremistas como la capital de los “cruzados”-, ocurrió este domingo a través del vídeo donde se mostró la decapitación de 21 cristianos coptos egipcios.

El video del ISIS se titula ‘Un mensaje firmado con sangre a la nación de la cruz’ y advierte que “recientemente nos vieron en la colinas de Sham y la tierra de Dabiq, cortando cabezas que han cargado con la cruz durante mucho tiempo, llenos de pesar contra el islam y los musulmanes. Hoy estamos al sur de Roma, en la tierra del islam, en Libia enviando otro mensaje”.