El dominico Martín Gelabert, nuevo vicario episcopal para la Vida Consagrada Sustituye al claretiano José Mª Ciller tras 31 años de “servicio gozoso"

L.B. | 21-01-2016

Martin-Gilabert

Martín Gelabert.

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha anunciado el nombramiento del dominico Martín Gelabert como nuevo vicario episcopal para la Vida Consagrada en sustitución de José María Ciller, que desempeñaba este cargo desde hace 31 años.
El dominico ha asegurado a la agencia AVAN que asume su nueva responsabilidad “con agradecimiento y con la ilusión de poder prestar un servicio a la vida consagrada y a la archidiócesis”.

El religioso dominico sustituirá a José María Ciller, que desempeñó este cargo durante 31 años, tomará posesión el próximo 1 de febrero. En la actualidad, la archidiócesis de Valencia cuenta con cerca de cinco mil personas en institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica, agrupados en más de cuatrocientas comunidades.

Según Martín Gelabert, “no hay palabras para agradecer la dedicación de las personas consagradas en todo lo que están haciendo en la diócesis de Valencia, su labor social, educativa y hospitalaria, con ancianos, enfermos, juventud, dependientes, marginación que es importantísima, y que tendrá sus fallos, como todo, pero es muy eficiente y muy generosa”, ha añadido.

De igual modo, ha subrayado la labor fundamental de toda la vida contemplativa “porque sin la oración, sin esta base que está en todo y este signo de que es Dios el que al final da sentido a todo, iríamos perdidos en la Iglesia.


José María Ciller: «Ha sido un servicio gozoso»

José María Ciller, que durante 31 años ha desempeñado el cargo de vicario episcopal para la Vida Consagrada, ha manifestado que a partir de ahora seguirá en la misma sintonía de servicio a la diócesis. “Durante 31 años he tenido este servicio y lo he simultaneado con el Centro de Interiorización y Oración. Ahora quiero dedicarme más plenamente al centro”, ha indicado el religioso Claretiano.
“Seguiré trabajando por ayudar a crecer cristianamente a quien lo necesite desde la oración”, señala el padre Ciller. Y esto, pretende llevarlo a cabo “insistiendo mucho en mi oración personal y, también, profundizando en la síntesis doctrinal que nos ofrece el Catecismo de la Iglesia Católica, a fin de poder difundirla”.

Con respecto a la tarea que ha desarrollado a lo largo de todos estos años, José María Ciller destaca que “ha venido marcada por los distintos pontificados”, porque “cada obispo tiene su peculiaridad”. Así, ha señalado que “don Miguel Roca se caracterizó por el gobierno reposado; don Agustín García-Gasco estuvo muy centrado en la universidad; don Carlos Osoro, en la renovación; y don Antonio Cañizares, en la tarea de evangelizar la cultura y continuar la evangelización en sintonía con don Carlos”.

Y entre todos los acontecimientos que han sucedido en estas tres décadas y que el P. Ciller ha ido viviendo “gozosamente porque es la vida de la Iglesia, presencia de Dios y del Espíritu”, destaca como especialmente significativo el Sínodo Diocesano y la publicación de las Constituciones Sinodales.

Desde el Sínodo “hemos ido aplicando el capítulo relativo a la Vida Consagrada y la relación de los superiores mayores con los obispos así como el desarrollo notable de las asociaciones de los institutos de vida consagrada religiosos y seculares”. De hecho, “ha habido un desarrollo, asentamiento y colaboración de la vida consagrada y la diócesis”, siendo un ejemplo de ello que “en el consejo de pastoral hay cinco miembros de los institutos de vida consagrada”.

“El proceso de integración que el documento presentaba se ha ido consolidando durante todo este tiempo en la diócesis”, subraya el padre Ciller.

Martín Gelabert
Martín Gelabert Ballester, nació en Manacor (Mallorca), en 1948 e ingresó en la Orden de Predicadores en 1967. Fue ordenado presbítero en Manacor en 1972 y cursó estudios de filosofía y teología en Valencia, Barcelona y Friburgo (Suiza), en cuya Universidad se doctoró en teología.
Es catedrático de la Facultad de Teología de Valencia, ‘San Vicente Ferrer’ donde enseña Teología Fundamental y Antropología Teológica y ha sido decano durante los trienios 1995-1998 y 2001-2004. En 2004 le fue conferido el título de maestro en Sagrada Teología, máximo honor que los Dominicos conceden a los teólogos destacados y en 2005 ingresó como académico numerario en la Real Academia de Doctores de España.

Durante los últimos tres años ha sido el superior provincial de los Dominicos de la provincia de Aragón, que comprende los territorios de la antigua corona de Aragón como Valencia, Cataluña, Baleares, Aragón y los países de Paraguay y Uruguay. Asimismo, al integrarse la provincia de Aragón en la nueva provincia de Hispania, el uno de enero de 2016, Martín Gelabert ha pasado a ocupar el cargo de consejero de provincia.

En su orden ha sido maestro de frailes estudiantes, o prior de los conventos de predicadores en Valencia y de Santo Domingo en Torrent. Además, durante varios años ha dirigido el curso de Confer-Coval sobre ‘Formación básica de religiosos’.

Por otro lado, ha impartido numerosas conferencias por distintas ciudades de España y América, ha participado como ponente en varios congresos y simposios y ha sido profesor invitado de diversos centros teológicos. Igualmente, tiene publicados numerosos artículos en distintas revistas teológicas, varios artículos breves de divulgación, así como 20 libros, algunos traducidos a otros idiomas.