“Que cese de una vez por todas la violencia doméstica” Los jóvenes se reúnen con el Arzobispo en la Basílica en la vigilia de la Inmaculada
Foto: Javier Peiró

Foto: Javier Peiró

L.A. | 14-12-2016

La vigilia joven de la Inmaculada tuvo una protagonista de excepción, la Virgen que encarna a las mujeres, madres, hermanas y amigas, por las que el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, pidió que “cese de una vez por todas la violencia doméstica que tantos estragos está provocando, de manera especial, por todas las mujeres, para que en todas ellas brille la grandísima dignidad de la mujer”.

Al término de su catequesis ante cientos de jóvenes que llenaban la Basílica de la Virgen, el arzobispo pidió que “gracias a una intensa pastoral vocacional, la diócesis Valencia sea muy rica de nuevas fuerzas juveniles entregadas con entusiasmo a la actividad misionera”.

En su catequesis a los jóvenes les alentó asegurando que “quien se entrega totalmente a Dios no pierde su libertad sino todo lo contrario. La persona que acoge a Dios no se hace más pequeña, sino más grande”.

“Que la Iglesia reme mar adentro hacia la santidad, que constituye la condición decisiva para el apostolado y suscite respuestas radicales a la llamada a la misión, vocaciones incesantes a la llamada al sacerdocio, a la vida consagrada, a la acción misionera”.

Finalmente, también pidió a la Virgen que ruegue “por España, en esta situación difícil que atraviesa y que encuentre su camino de verdad, de justicia, y unidad verdadera que trae paz y es garantía de progreso”. Con el arzobispo participaron también los obispos auxiliares, Arturo Ros y Esteban Escudero, así como numerosos sacerdotes que administraron el sacramento de la Reconciliación durante toda la vigilia a gran cantidad de jóvenes. De igual forma, participaron seminaristas de los Seminarios Mayor y Menor.