Roma impulsa el año vicentino al declararlo Año Jubilar en toda la Provincia Eclesiástica Con motivo del VI centenario de la muerte del dominico y santo valenciano Vicente Ferrer

REDACCIÓN | 12-01-2018
La Santa Sede ha concedido un Año Jubilar a las diócesis de Valencia, Ori­huela-Alicante, Seg­orbe-Cas­te­llón y Tortosa, con motivo del VI centenario de la muerte de san Vicente Ferrer, patrón de la Comunitat Valenciana, que tendrá lugar de abril de 2018 a abril de 2019.

La celebración interdiocesana del Jubileo Vicentino, que “se abrirá el día de la solemnidad de san Vicente Ferrer de 2018 y se clausurará en la misma solemnidad del 2019”, fue anunciada mediante una declaración firmada de forma conjunta, por los obispos de las tres diócesis de la Comunitat Valenciana y de la diócesis de Tortosa, de la que forman parte localidades del norte de la provincia de Castellón.

Así, firman el documento el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares; el obispo de Orihuela-Alicante, monseñor Jesús Murgui; el obispo de Segorbe-Castellón, monseñor Casimiro López; el obispo de Tortosa, monseñor Enrique Benavent; y los obispos auxiliares de Valencia, monseñores Esteban Escudero, Arturo Ros y Javier Salinas.

Según los obispos, “queremos que éste sea un tiempo de conversión personal, comunitaria y pastoral, una ocasión para intensificar la predicación del Evangelio y centrar nuestras vidas en el Señor Jesucristo, y una oportunidad para que todo el pueblo de Dios conozca con mayor profundidad la figura de san Vicente Ferrer”.

Ante la concesión de Año Jubilar Vicentino, el cardenal Cañizares, junto a los obispos de la Comunitat Valenciana y de Tortosa, realizan una llamada a sacerdotes, diáconos, consagrados y laicos, de las cuatro diócesis, “para orar ya por el fruto de este tiempo de gracia y, al mismo tiempo, para que hagan lo posible por colaborar activa y esperanzadamente en los actos que se organizarán”.
Igualmente, imploran los obispos la intercesión de san Vicente Ferrer, “predicador y apóstol incansable que evangelizó nuestras tierras”, para este Año Jubilar Vicentino “en tiempos en los que urge, de modo especial, ser evangelizadores, secundando la llamada del papa Francisco a una conversión que nos impulse a ser una ‘Iglesia en salida’”.

En las próximas semanas se darán a conocer los templos de las respectivas diócesis en los que se podrá ganar el Jubileo en el Año Vicentino.

REACCIONES
Facultad de Teología
La concesión del Año Jubilar es una “estupenda noticia para la Facultad de Teo­logía de Valencia que lo tie­ne como titular desde su creación hace 44 años” y que durante este Jubileo “quiere a contribuir a que se conozca con mayor rigor al santo, su persona y su obra -filosófica, teológica, espiritual y predicadora, entre otras- para que todos puedan formarse un juicio más certero de su significado para el tiempo en que vivió y para el tiem­po en que vivimos”, destacó el decano-presidente de la Facultad, Vicente Botella.
“Nadie como él, en Valencia, reúne tantos méritos para ser nuestro patrono”, según Botella, que ha recordado que “durante cinco años (1385-1390) san Vicente Ferrer fue profesor de teología en la Seu valenciana”. El decano animó “a todos los cristianos a unirse a la celebración jubilar con su oración y su participación”.Colegio Imperial S.Vicente Ferrer
Para el Colegio Imperial de Niños Huérfanos de San Vicente Ferrer, fundado por el santo en 1410, la noticia ha supuesto “una fiesta muy grande e importante”, indicó el clavario director del centro, José Ignacio Llópez. Así, pretenden “dar a conocer el contexto histórico, eclesial y cultural de san Vicente, su vida y men­saje” y, sobre todo, “nos cen­traremos en el milagro vi­vo que supone que más de 30.000 niños ha­yan pasado por el Colegio Imperial en es­tos 600 años, ejemplo de que la providencia y la acción milagrosa del santo per­duran aún hoy”.
Desde el colegio, el más antiguo de Europa dedicado a acoger y educar a los niños más desfavorecidos, este Año Jubilar “permitirá profundizar y descubrir la transcendencia del santo, a nivel intelectual y ascético”, así como “sus valores por encima de los tópicos habituales, puesto que fue un gran santo valenciano, español y europeo”.

DOCTOR DE LA IGLESIA
Junto a este Año Jubilar, también prosiguen los trabajos y gestiones para que un día el santo valenciano sea proclamado Doctor Universal de la Iglesia. Una labor por la que el arzobispo de Valencia también se ha interesado.
“Los santos proclamados doctores son los que nos enseñan una doctrina especial, fiel al Evangelio, que en todo momento puede ser luz, faro para las gentes”, explicó el cardenal Cañizares. “San Vicente Ferrer es, sin duda, uno de estos -añadió-. La doctrina de san Vicente, eminentemente cristológica, con Cristo en el centro y la llamada a la conversión son claves en san Vicente. Esto también le lleva a formar un colegio que todavía pervive en San Antonio de Benagéber, poquísimos colegios hay con una pervivencia tan grande”, afirmó porque, san Vicente tiene un mensaje para estos momentos que es “el de la  unidad de la Iglesia y de Europa”.
La doctrina de san Vicente, tal y como aseguró el Arzobispo, “trata también la unidad de Europa y de España y tiene una capacidad de educar y de enseñar, también en este siglo y en los venideros, muy grande y por eso se pretende que sea proclamado doctor universal de la Iglesia”.

Para la organización de este Año Jubilar, ha sido creada una Comisión Interdiocesana que, contando también con la colaboración de la ‘Provincia Hispania’ de la orden de dominicos, a la que perteneció san Vicente Ferrer, será la encargada de coordinar cuantos actos se organicen a tal efecto.
La Comisión Interdiocesana tiene como finalidad primera y principal promover e impulsar la renovación espiritual y pastoral del conjunto del Pueblo de Dios que peregrina en nuestras diócesis, a la luz de los valores evangélicos y humanos de la egregia y polifacética figura de san Vicente Ferrer. Para alcanzar estos objetivos, esta comisión establecerá el programa de actos que se irán desarrollando a lo largo del año Jubilar.