También hoy actúa Herodes Sor Aurora Gallego, directora de Casa Cuna Santa Isabel

Estamos creando, en España y en todo lo que llamamos ‘mundo occidental’, una sociedad infantilizada y, lo que es peor, infantilizante, en el sentido de que tiende a perpetuar en las nuevas generaciones, pero también en todas las capas y grupos sociales, los comportamientos infantiles, en el peor sentido que podemos dar a esta expresión. Al hablar de infantilismo no nos referimos a las características positivas de la infancia: candidez, capacidad de asombro, emoción y sorpresa, sencillez, ganas de aprender y de explorar lo desconocido, ilusión, inocencia, capacidad de adaptarse a nuevas situaciones; sino más bien, y por desgracia, a las peores actitudes que podemos encontrar en esa etapa vital: inmadurez, exigencia, incapacidad absoluta de sufrimiento, egoísmo, rabia ante cualquier contrariedad, miedo a lo que no se conoce y no se puede dominar, emotivismo irracional, falta de respuesta ante las frustraciones, necesidad de satisfacer los caprichos de forma inmediata, incoherencia en los comportamientos. Esto lo vemos, con tristeza, en casi todos los ámbitos de la sociedad, desde el campo educativo -con rechazo cada vez mayor al esfuerzo, al trabajo cotidiano, a la disciplina, a la autoridad del docente- hasta la política -con la tendencia reiterada a convertir cualquier capricho u … Sigue leyendo También hoy actúa Herodes Sor Aurora Gallego, directora de Casa Cuna Santa Isabel