Un ‘finde’ triplemente joven Vigilia en la Basílica, encuentro de pastoral y Hora Santa con Hakuna de España en Valencia

B.N. | 9-03-2018

Hora Santa con grupos Hakuna. J.PEIRÓ

Este fin de semana ha estado cargado de eventos que os han tenido a los jóvenes como sus principales protagonistas. El viernes por la noche, como cada primer viernes de mes, acudían a su cita en la Basílica en la vigilia, con un claro acento vocacional. Un seminarista subió al ambón: “Claro que merece la pena dar este paso para ser sacerdote. ¡Soy feliz!, proclamó en la vigilia, organizada por la delegación diocesana para la Infancia y la Juventud del Arzobispado.

En esta ocasión, los asistentes rezaron también por la Pastoral Juvenil y las actividades programadas para ellos el fin semana, como el encuentro del sábado, organizado precisamente para escuchar sus propuestas para poner en marcha en la diócesis, o la vigilia de oración que tendrá lugar, en la iglesia de San Lorenzo de Valencia, con la participación de distintos coros de Hakuna España. De esta manera, realizaban una primera toma de contacto con todo lo que tenía que venir después.

Encuentro de Pastoral Juvenil
Ya el sábado por la mañana, la cita fue en la Facultad de Teología donde cerca de un centenar de jóvenes de todos los arciprestazgos, realidades y movimientos de la diócesis de Valencia se reunieron para exponer y debatir sus propias ideas y propuestas para poner en marcha a través de la Pastoral Juvenil.

Con el lema ‘Jesús le dijo: ¿Qué quieres que haga por ti?, el encuentro fue organizada por la delegación diocesana para la Infancia y la Juventud del Arzobispado, en la línea de escucha a los jóvenes que propone el Sínodo de los Obispos, convocado por el papa Francisco el próximo mes de octubre, sobre “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, acompañó a los jóvenes durante la oración ante el santísimo en El Salvador y posteriormente les animó a continuar con la labor que están realizando estableciendo un diálogo y una reflexión previas al sínodo. Igualmente, les animó a “no tener miedo de dejar que Dios actué en vuestra vida”. Y les instó a “mostrar al mundo que merece la pena ser santos ante Dios”. “Vivir dando testimonio es lo mejor que podemos hacer”, insistió.

Tras las palabras de aliento del Cardenal, los jóvenes, divididos en varios grupos, debatieron ideas en torno a cuatro temas: la acogida, el acompañamiento, el discernimiento y la labor de los agentes de pastoral. Ellos “han tomado la palabra y expuesto los asuntos que más les importan y han compartido sus intereses para después plantear líneas de trabajo creativas en el ámbito de la Pastoral Juvenil”, indicaron fuentes de la delegación diocesana. La jornada concluyó con la presencia del obispo auxiliar, monseñor Arturo Ros, que también animó a los presentes a proseguir en su labor, porque, en definitiva, la finalidad de esta jornada diocesana en Valencia fue “pasar tiempo con los jóvenes, escuchar sus historias, sus alegrías y esperanzas, sus tristezas y angustias, compartiéndolas, tomando como base el próximo Sínodo de los Obispos”.

Hora Santa con Hakuna
Como colofón a una jornada marcadamente juvenil, Hakuna Valencia se convirtió en anfitrión de los jóvenes que forman los distintos coros del movimiento Hakuna en el resto de España. En la iglesia de San Lorenzo celebraron una Hora Santa, con la presencia del fundador del movimiento, el sacerdote valenciano José Pedro Manglano, tras haber compartido experiencias y testimonios a lo largo del fin de semana y, ante todo, la música que les une, una música joven, divertida, dirigida a Dios pero con melodías “muy Hakuna”.

Los grupos Hakuna fomentan las Horas Santas en adoración ante el Santísimo y “el hecho de arrodillarnos ante Cristo nos ayuda a vivir arrodillados ante los demás, en una actitud continua de servicio a los demás, a los más necesitados”, explican desde el grupo.
Hakuna Valencia se reúne todos los lunes en la colegiata de San Bartolomé de Valencia a las 20:45 horas. Todo ello con el objetivo de “llevar más gente a Dios, porque los que no le conocen no saben lo que se pierden”, aseguran.