Valencia culmina el Año Santo Este domingo 13 de noviembre se clausura de forma conjunta el Año Eucarístico del Santo Cáliz y el Año Jubilar de la Misericordia convocado por el papa Francisco

BELÉN NAVA 9-11-2016

Peregrinación de la vicaría VII integrada por un total de 70 parroquias de la comarca de La Ribera. J.PEIRÓ

Peregrinación de la vicaría VII integrada por un total de 70 parroquias de la comarca de La Ribera. J.PEIRÓ

La diócesis de Valencia clausura este domingo 13 de noviembre de forma conjunta el Año del Santo Cáliz y el Año Jubilar de la Misericordia, convocado por el papa Francisco. Para ello se celebrará una eucaristía en la Catedral a las 18.30 h. presidida por el arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares. A la celebración se unirá la fiesta anual del Santo Cáliz de la Última Cena, que habitualmente se celebra el último jueves de noviembre.

Las cifras de afluencia de peregrinos durante este año a la capilla del Santo Cáliz pueden darnos una pista del éxito de convocatoria que ha tenido este Año Eucarístico del Santo Cáliz en la diócesis de Valencia. En total, 50.000 personas que han peregrinado hasta la capilla gótica que alberga la preciada copa.

“Quienes visitan la catedral de Valencia, lo primero que preguntan es por el Santo Cáliz, o Santo Grial en todas las lenguas; este interés se ha visto incentivado y, lo mejor, ilustrado como pie para una divulgación evangelizadora y catequética que ha llegado – no es una exageración – a cientos de miles de personas”, afirma Jaime Sancho Andreu, canónigo celador del culto del Santo Cáliz.
Con la unión de los dos Jubileos, el extraordinario de la Misericordia convocado por el papa Francisco, y la primera celebración del perpetuo del Santo Cáliz concedida por el mismo pontífice, bajo el nombre de ‘Año Jubilar Eucarístico de Santo Cáliz de la Misricordia’, la Catedral ha acogido peregrinaciones de todas las Vicarías y sectores pastorales, junto con las organizadas por parroquias, movimientos y organizaciones culturales y sociales, de Valencia y de lugares de España y el extranjero. “Mención especial -señala Sancho- merecen las peregrinaciones de alumnos de colegios religiosos y públicos, en número cercano ya a los diez mil, que han recorrido en muchos casos la nueva ‘ruta urbana del Santo Cáliz’, desde la ubicación del antiguo palacio real hasta la Seo, acogidos abnegadamente casi todos los días de este curso por miembros de la Cofradía del Santo Cáliz”.

A esto se añade el dato de que los sacerdotes del Cabildo Metropolitano han atendido a un número de confesiones muy superior a lo normal, “sobre todo en las peregrinaciones”, explica, y ha celebrado la misa para grupos particulares, tanto en la capilla del Santo Cáliz como en la de san Pedro y todos los días a las seis de la tarde. Se trata pues, de “una hermosa y fructuosa experiencia que no podemos olvidar y que deja en la Catedral una profunda huella, porque termina el reclamo de este año, pero la ‘Puerta de la Misericordia’ queda abierta para siempre”, concluye el canónigo celador.

A lo largo de este año, numerosos grupos de parroquias -durante los primeros meses del Año Jubilar- peregrinaron a la Catedral englobados en las distintas vicarías que conforman la diócesis- así como peregrinos que llegaron de otras partes de España como Zaragoza, Granada o Madrid o representantes de las diócesis vecinas de Segorb -Castellón y Orihuela-Alicante.

Lea las páginas especiales sobre la celebración del Año Santo en la diócesis, en la edición impresa de PARAULA