Vida Ascendente celebra sus bodas de plata en Valencia El día 26 lo celebrará con una fiesta diocesana

L.B. | 20-03-2014
El próximo miércoles 26 de marzo, el movimiento de apostolado para jubilados y personas mayores ‘Vida Ascendente’ celebrará una fiesta diocesana con motivo de su 25 aniversario.

El arzobispo, monseñor Carlos Osoro, oficiará una eucaristía de acción de gracias en la Catedral. Será a las 12 horas y está previsto que participen todas las parroquias donde existen grupos de Vida Ascendente. A continuación, los miembros del movimiento podrán disfrutar de una comida de confraternización en Alaquàs.

No faltará en esta jornada un acto de agradecimiento a los fundadores del movimiento en Valencia y a todas aquellas personas que han tenido una especial relación o participación en Vida Ascendente a lo largo de estos 25 años.

Dentro de los actos conmemorativos de este aniversario, también está previsto que el próximo mes de junio se ofrezcan conferencias de formación y reflexión.

Qué es y cómo funciona
Vida Ascendente es un movimiento de apostolado seglar de personas jubiladas y mayores que se ocupa de todo lo relacionado con la atención pastoral de los mayores, a la vez que les sensibiliza, como personas activas que son, sobre la extraordinaria función que todavía pueden desempeñar en la sociedad, en su familia y en la Iglesia, impulsándoles a una participación activa en ella.

Los miembros de Vida Ascendente se integran en pequeños grupos, de unas 15 personas, que se reúnen periódicamente en las parroquias o residencias de mayores. Allí, además de fomentarse la amistad entre los integrantes del grupo, éstos comparten sus vivencias, experiencias y preocupaciones, a la vez que profundizan y perfeccionan su fe a través de encuentros, conferencias y cursos de pastoral.

Asimismo, los mayores se ponen al servicio de la Iglesia y de la sociedad, a través de las parroquias. Según su experiencia, capacidad y posibilidades, pueden impartir catequesis, participar en la pastoral de la salud y visitar enfermos, o atender las oficinas parroquiales, entre otras muchas actividades.

Cada grupo cuenta con un animador que se ocupa de la buena marcha de las reuniones y estimula la participación activa de los miembros. Además, cuentan con un consiliario -sacerdote- que les asesora y dirige.

Los miembros de Vida Ascendente de la diócesis tienen también cada año actividades conjuntas, como la apertura y clausura del curso; la fiesta de la presentación del Señor y de los patronos del movimiento, Simeón y Ana; encuentros de formación; convivencias; viajes y excursiones…

En Valencia, además, los hombres y mujeres de Vida Ascendente participan en las actividades que organiza la comisión diocesana del Mayor, como el encuentro anual de mayores con la Virgen de los Desamparados.

Orígenes
‘Vie montante’ (Vida Ascendente) nació en Francia en 1952. Su origen fueron unos pequeños grupos de jubilados y personas mayores de las parroquias de los alrededores de París, que se reunían para orar juntos y para profundizar en su fe, así como para reflexionar cuál era la misión que a su edad podían desempeñar en la Iglesia y en la sociedad.

En 1979 comenzaron los primeros contactos del movimiento en España, que fue aprobado por la Conferencia Episcopal Española en 1986.

En Valencia, comenzó su andadura en 1988. En una primera etapa de gestación, muy laboriosa, el equipo promotor, formado por el sacerdote Manuel Guillén, Luisa Longo y Ana Balaguer, realizó las gestiones y reuniones necesarias con el Arzobispo y el Consejo General de Vida Ascendente.

Fruto de dichas gestiones, el 29 de junio de 1989, se celebró en el Arzobispado, el acto constitucional presidido por el entonces arzobispo, monseñor Miguel Roca. El 18 de enero de 1990, don Miguel firmó el documento de la aprobación oficial del movimiento en la diócesis.

A partir de entonces, comienza a andar Vida Ascendente. Se inician los primeros grupos y se organizan las primeras actividades diocesanas.

Los tres grupos con que se inició el movimiento se han convertido en la actualidad en 110, distribuidos en 80 parroquias de distintas poblaciones, que aglutinan a más de 2.000 integrantes.

Incansables
Muchas personas han trabajado a lo largo de estos 25 años en Vida Ascendente. Figuras fundamentales han sido sus dos consiliarios, los sacerdotes Manuel Guillén, que lo ha sido durante 24 años, desde 1989 hasta el pasado año 2013; y Luis Sánchez, actual consiliario desde el verano de 2013

Además, durante estos 25 años, han sido varias las personas que han presidido el movimiento, como Juan Marí Castelló, que fue presidente hasta 1998; Vicente Chapa, de 1998 a 2002, Pilar Soler (2002 a 2010 y Marisa Manglano, presidenta actual.

Lea el reportaje íntegro en la edición impresa de PARAULA