Un verano en la ciudad 200 jóvenes de San Pascual Baylón la pintan y reparan voluntariamente al suspenderse sus campamentos por la pandemia
Los jóvenes de la parroquia de San Pascual Baylón de Valencia. FOTO: V.GUTIÉRREZ

REDACCIÓN | 16.07.2020

Cerca de 200 jóvenes y feligreses de la parroquia de San Pascual Baylón de Valencia están participando en un campo de trabajo para reparar y pintar la iglesia, sus locales y dependencias, impulsado como alternativa a los campamentos y actividades de verano habituales suspendidos este año por la pandemia.

En la iniciativa, coordinada por el vicario parroquial José Luis Viguer y el grupo de jóvenes de la parroquia, están tomando parte voluntariamente los propios jóvenes, desde los 17 años hasta también feligreses de 70 años, que están arreglando desconchados, persianas, pintando paredes y saneando desperfectos, haciendo turnos entre ellos en grupos de trabajo, y cumpliendo con las medidas de seguridad.

Para todo ello, están contando con la colaboración de todo el barrio, de comercios y bares que les han donado materiales y les hacen descuentos importantes. Así, han recibido rodillos, pinceles, botes de pintura y cualquier utensilio que van necesitando. Igualmente, desde la parroquia han realizado rifas para obtener donativos. Entre otras empresas figura ISAVAL, que ha “hecho una importante contribución con la pintura”.

Además, como la jornada es de 9 a 17 horas, de lunes a viernes, en el equipo también figuran cocineros voluntarios que preparan los menús para la comida, según explican desde la organización que agradecen la “total implicación y esfuerzo de los voluntarios y del grupo de jóvenes de la parroquia”.

Este año, la crisis sanitaria ha obligado a suspender algunas de las actividades habituales de verano, como campamentos o el camino de Santiago, pero este nuevo contexto “nos ha llevado a pensar y llevar a cabo alternativas que también están generando mucha fraternidad entre los jóvenes y solidaridad y nos está enriqueciendo a todos”.

Además, esta acción, que se prolongará hasta la próxima semana y fue organizada en junio, está permitiendo “renovar y mejorar las instalaciones de la parroquia” después de varios años sin acometer ninguna intervención, por lo que desde la parroquia han realizado un llamamiento “a todo el que quiera contribuir económica”, así como “dar las gracias con mayúsculas a todos los que nos están ayudando”.