Adiós a la valenciana a la que telefoneó el Papa, conmovido por su asombrosa fe en la enfermedad Fallece con fama de santidad María José Solaz Viana, de 46 años, tras un grave proceso degenerativo desde niña

Adiós a la valenciana a la que telefoneó el Papa, conmovido por su asombrosa fe en la enfermedad Fallece con fama de santidad María José Solaz Viana, de 46 años, tras un grave proceso degenerativo desde niña

María José, en una imagen de 2010 tomada en la capilla del sagrario de la iglesia de su pueblo, adonde todos los días la llevaba su padre. Era su “mejor momento del día”, según decía ella misma. Allí pasaba dos horas al día, a solas con Jesús. FOTO: A.SÁIZ EDUARDO...