Eva Alcayde | 21-10-2015
cartel-refugiadosLa Vicaría de Acción Caritativa y Social del Arzobispado de Valencia ha creado una comisión de trabajo para coordinar y organizar las acciones pastorales que se llevarán a cabo en la diócesis sobre la acogida a los refugiados.
Esta comisión, creada por indicación expresa del cardenal Antonio Cañizares, está formada por diversas entidades que trabajarán de manera conjunta y organizada cuando llegue el momento de atender a las personas refugiadas.
Estas entidades son el Secretariado Diocesano de Migraciones, la Comisión de ayuda a Refugiados y Cristianos Perseguidos, Cáritas Diocesana de Valencia, la Conferencia Española de Religiosos de la Comunidad Valenciana (CONFER- COVAL) y la Fundación CeiMigra, de la compañía de Jesús.
“Estamos trabajando desde antes del verano en un proyecto común para organizar y canalizar todas las muestras de solidaridad de los valencianos que nos están llegando a las parroquias y dar una respuesta diocesana conjunta”, explica a PARAULA José María Taberner, vicario de Acción Caritativa y Social del Arzobispado de Valencia.
El proyecto, que lleva por lema “En casa hay sitio para un hermano más”, hace referencia directa al título de la carta pastoral del cardenal Cañizares del pasado 13 de septiembre y que PARAULA publicó en el número 1.343 de ese mismo domingo.
Según adelanta José María Taberner, este proyecto común, que contiene criterios, orientaciones y canales de actuación para la acogida “se dará a conocer públicamente en breve y se divulgará en todas las parroquias, colegios y comunidades religiosas de la diócesis de Valencia”.
Canalizar la solidaridad
El documento que se está preparando para enviar a las parroquias informará sobre cómo dar respuesta a la actual crisis de refugiados. De momento, la comisión de trabajo se está encargando de canalizar todas las muestras de solidaridad.
A través de un formulario on line, al que se podrá acceder a través de la página web de Cáritas Diocesana de Valencia, se recogerán los datos de quienes ofrezcan su colaboración y apoyo a personas refugiadas. Ahí se podrá ofrecer desde viviendas y espacios de acogida a electrodomésticos, mobiliario y ropa, o incluso ofrecerse para ser voluntario.
También se habilitará una cuenta bancaria para recoger donativos en metálico y un número de teléfono directo para más información.
Nuevos agentes de pastoral de migraciones
La diócesis de Valencia ofrecerá también un curso especial para agentes de pastoral de migraciones, dirigido tanto a laicos como a sacerdotes, con contenidos básicos sobre movilidad humana, migraciones y refugio y las normativas al respecto.
Estos agentes de pastoral de migraciones serán especialistas en diversas áreas, como abogados, mediadores socioculturales, psicólogos, profesores, etc
La estructura de trabajo tiene previsto crear comisiones de acompañamiento en cada una de las vicarías territoriales de la diócesis, que a su vez coordinarán a los equipos locales de acogida constituidos en las parroquias valencianas.
40.000 inmigrantes atendidos en 2014
La Iglesia en Valencia no es novata en el trabajo de la acogida y ayuda a inmigrantes y refugiados. En el último año atendió a cerca de 40.000 personas inmigrantes a través de pisos de acogida, economatos parroquiales y programas de acompañamiento y reinserción laboral de Cáritas Diocesana de Valencia.
Además, “desde hace algunos años, la diócesis está en contacto directo con el CAR, el Centro de Ayuda al Refugiado, ubicado en Mislata, ayudando a familias, de refugiados procedentes de Siria e Irak, pero también de Ucrania, Venezuela, Pakistán, China o Palestina”, explica Olbier Hernández, responsable del Secretariado Diocesano de Migraciones.
“Actualmente hay cuatro pisos parroquiales puestos a disposición de estas familias y se ha formado una red de acompañamiento humano, social, espiritual, pastoral”, explica el sacerdote que remarca que “la Iglesia no solo acoge a los refugiados, sino que les acompaña hasta su proceso final de integración”.