M.J FRAILE 8-06-2016

El Arzobispo bendice el museo rodeado por Salvador Vila, Mons. Escudero, Emilio Aliaga y Jaime Sancho (de izqda a dcha.). V.GUTIERREZ

El Arzobispo bendice el museo rodeado por Salvador Vila, Mons. Escudero, Emilio Aliaga y Jaime Sancho (de izqda a dcha.). V.GUTIERREZ


Casi dos años después de iniciarse las obras de ampliación, el nuevo museo de la Catedral de Valencia ha abierto sus puertas con el triple de espacio expositivo al pasar de una planta a tres. El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, bendijo el nuevo museo el pasado martes.
Tras la aspersión con agua bendita en la planta superior, el Cardenal destacó que “el museo nos muestra cómo Valencia, a lo largo de su historia, se ha conservado fiel a sus raíces primigenias que están apoyadas en el rostro de un Dios que ama a los hombres”, algo que “el pueblo valenciano expresa con su arte y con su devoción”. “Necesitábamos que esas raíces y esa historia del cristianismo se hicieran patentes en este lugar, que será de los más visitados” porque “no es un museo más, todo en él es original”, precisó el Arzobispo.
Es, además, “un museo abierto a todos para que sigamos la huella de los que nos han precedido y aprendamos a ver todo lo que nos hablan estas paredes hasta la historia más reciente, una historia que puede ser convulsa y que esperamos y pedimos que no vuelva a ser ya jamás más convulsa”, concluyó el Cardenal.
Como ya adelantaba PARAULA en número anteriores, la ampliación, que comenzó hace nueve años con el proyecto inicial, “ha sido posible gracias a los legados de doña Clemencia Aznar Quilis y doña Amparo Moret Bondía, como se recuerda en la placa instalada en la entrada, que llegaron en menos de dos años cuando en veinte no habíamos tenido nunca un legado sustantivo”, explicó el deán-presidente del Cabildo de la Catedral de Valencia, Emilio Aliaga en la concurrida rueda de prensa. que tuvo lugar horas antes. Por su parte, el canónigo conservador de la Seu y presidente de la comisión diocesana de Patrimonio, Jaime Sancho destacó que no se trata de un museo grande, “pero sí es exclusivo porque muestra piezas que sólo se pueden ver aquí, como los Apóstoles o el relicario de los Reyes de Aragón”.
Lea el reportaje íntegro, en la edición impresa de PARAULA