Redacción | 25-09-2015
VIDA-SOR-AURORALa sección Tercera de la Audiencia Provincial de Valencia ha notificado el sobreseimiento y archivo de las actuaciones penales imputadas a la actual directora en funciones de la Casa Cuna Santa Isabel de Valencia, sor Aurora Gallego, por un caso de “posibles niños robados”.
Tras conocer la resolución de la Audiencia Provincial de Valencia, sor Aurora Gallego expresó a PARAULA su profunda alegría y gratitud “a Dios y a tantas personas que nos han acompañado en este tiempo de sufrimiento” y aseguró que en la Casa Cuna “hemos salvado muchas vidas y estamos para salvarlas no para matarlas, ni robarlas ni venderlas, sino al contrario, para defenderlas con uñas y dientes”.
La querella fue interpuesta por el letrado y presidente de la Asociación ‘SOS Bebés Robados’, Enrique Vila, “por la negativa de Casa Cuna de darle información sobre madres biológicas y por un supuesto tráfico de bebés en la institución”, según recuerda el auto de resolución.
De esta manera, “respecto de los delitos o hechos delictivos que el querellante apunta o sospecha que pudieran haberse cometido contra su madre biológica, al tiempo de su nacimiento, el 18 de mayo de 1965, y adopción formalizada a los cuatro meses de edad, no puede en absoluto hacerse responsables penalmente a los querellados”.
Igualmente, el auto, que dispone que “contra esta resolución no cabe recurso alguno”, descarta “la existencia de indicios bastantes de delito en la negativa de los querellados a entregar los datos requeridos; esto es, ha de descartarse que tal negativa pueda considerarse dolosa y no motivada por la imposibilidad de acceder aquéllos a este requerimiento”.
Al conocer el archivo de la querella, sor Aurora Gallego señaló que ahora “vamos a empezar el Año de la Misericordia y yo voy a tener misericordia porque el Señor me lo pide, perdonar a todos porque también soy pecadora como todos”.
Además, “quiero agradecer a todos los que me han ayudado, de izquierda, de derecha y de centro, de todos, empezando por el señor Cardenal y terminando por el niño que acaba de nacer hoy en Casa Cuna Santa Isabel”.
Según la religiosa, “es un agradecimiento infinito y, sobre todo, a Dios porque nunca abandona a los suyos; quiero mucho a Valencia y a los valencianos y para mi Valencia es el corazón que me hace trabajar por lo que estoy haciendo”.