REDACCIÓN | 24-05-2019

Vicente Fontestad, Álvaro Pérez, el cardenal Cañizares, Antonio Sáinz de Vicuña y Antonio Sales (de izda. a dcha). A.SAIZ


El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, entregó el pasado martes 28 las nuevas donaciones recogidas por la diócesis de Valencia para la campaña en favor de los cristianos perseguidos en Siria desarrollada por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, a la que agradeció su labor “porque siembra el amor que perdona, que reconcilia y hace posible la paz”.
En el acto de entrega de los donativos, cuya cantidad asciende este año a 107.273 euros, el Arzobispo estuvo acompañado por Antonio Sáinz de Vicuña, presidente en España de Ayuda a la Iglesia Necesitada (Aid to the Church in Need-ACN España); Vicente Fontestad, vicario general de la Archidiócesis; y Álvaro Pérez, director regional de Levante de AIN.
El Cardenal recordó el encuentro que mantuvo el pasado mes de diciembre con el arzobispo sirio católico de Alepo (Siria), monseñor Antoine Chahda, “quien destacó que el mayor daño y el mayor dolor en Alepo es que entre musulmanes y católicos había una convivencia y en estos momentos se está sembrando el odio y la incapacidad para perdonar, cuando hemos tenido unas relaciones espléndidas, y lo estamos permitiendo desde Occidente, desde los países poderosos, y donde se siembra odio no puede haber ni paz ni libertad”.
Al respecto, el Cardenal agradeció a la diócesis su generosidad y subrayó la “necesidad” de la labor de AIN “para reconstruir el mundo con el amor, la reconciliación y la capacidad de perdonar”.
En la diócesis de Valencia “queremos tener un signo de gratitud para AIN, que tanto hace por una humanidad nueva donde se respeten los derechos humanos y la dignidad de las personas y por la defensa de la libertad religiosa, en países donde aparentemente se respeta y no es así, como España”, manifestó el Arzobispo, quien precisó que este trabajo se realiza “en el origen, por los que se ven obligados a dejar sus países, muchas veces por persecución, para buscar un lugar más próspero, como los inmigrantes y las víctimas en el Mediterráneo”.
Por su parte, Vicente Fontestad, vicario general de la Archidiócesis, recordó que tras la presentación de la campaña de AIN en Valencia, el pasado mes de diciembre, el cardenal Cañizares “convocó a toda la diócesis a rezar por la paz en Siria y se destinaron para los cristianos perseguidos las colectas del 1 de enero, por ser la Jornada Mundial de la Paz, y del 6 de enero, día de la Epifanía y fiesta de los Reyes, que vinieron de Oriente, de aquellos países, y bien está que ahora nosotros podamos agradecerles lo que ellos hicieron por nosotros”.