REDACCIÓN | 6-11-2014

Los obispos se reunieron en Palacio Arzobispal. A.SAIZ

Los obispos se reunieron en Palacio Arzobispal. A.SAIZ


Los obispos de la Provincia Eclesiástica Valentina, integrada por las tres diócesis de la Comunitat Valenciana y las tres de las islas Baleares, han mostrado su preocupación por “la falta de valores” y el estado de la “moralidad pública” en distintos sectores de la sociedad, durante la reunión que mantuvieron el  jueves, en Palacio Arzobispal.
En el encuentro, el primero que preside el cardenal Antonio Cañizares como arzobispo de Valencia, los prelados compartieron su “preocupación por la economía actual y el paro, así como por la corrupción económica, político-administrativa y de valores que existe en la actualidad”, según indica el secretario de la Provincia Eclesiástica Valentina, Mons. Salvador Giménez, obispo de Menorca.
Los obispos analizaron la labor de la vida consagrada y la colaboración de los religiosos en los distintos sectores pastorales de las diócesis, con motivo de la celebración este curso del Año de la Vida Consagrada. También abordaron la situación de la clase de Religión en la enseñanza, según monseñor Giménez.
En el encuentro participaron los obispos de Segorbe-Castellón, Mons. Casimiro López; Orihuela-Alicante, Mons. Jesús Murgui; Mallorca, Mons. Jesús Salinas; Menorca, Mons. Salvador Giménez, e Ibiza, Mons. Vicente Juan; así como Mons. Enrique Benavent, obispo de Tortosa a cuya diócesis pertenecen parroquias del norte de la provincia de Castellón. También participó el vicario general de la archidiócesis de Valencia, Vicente Fontestad.